Una maestra de una escuela primaria en Texas ha sido despedida por negarse a firmar un juramento anti-BDS incluido en su contrato de trabajo.

Una maestra de una escuela primaria en Texas ha sido despedida por negarse a firmar un juramento anti-BDS incluido en su contrato de trabajo. Bahia Amawi es una experta en lenguaje que trabaja con niños de escuela primaria autistas y con problemas del habla. Se le ha dicho que ya no puede trabajar en las escuelas públicas del estado después de que ella “se negara a firmar un juramento prometiendo a ‘no hacer’  y ‘no participar’ en un boicot de Israel o ‘de lo contrario se tomarán las medidas pertinentes “por infligir un daño económico a Israel”, reveló ayer The Intercept.

Amawi ha mantenido un contrato con el Distrito Escolar Independiente de Pflugerville, el organismo que supervisa las escuelas en la capital del estado de Texas, Austin, durante casi diez años, pero al renovar su contrato en agosto descubrió que se había incluido una cláusula adicional en dicho contrato. La cláusula requería que Amawi se comprometiera a que ella “actualmente no boicotearía a Israel”, que “no boicoteará a Israel durante el término del contrato” y que se abstendrá de cualquier acción “que tenga la intención de penalizar, infligir daño económico a, o limitar las relaciones comerciales con Israel, o con una persona o entidad que haga negocios en Israel o en un territorio controlado por Israel”.

Dicha redacción efectivamente le impediría a Amawi apoyar al movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), boicotear los productos producidos en asentamientos ilegales israelíes en la Cisjordania ocupada o incluso expresar su apoyo a cualquiera de estas acciones ya que, como señaló ayer The Intercept, “tal discurso podría verse como “destinado a penalizar, infligir daño económico o limitar las relaciones comerciales con Israel”.

En declaraciones a The Intercept, Amawi explicó: “Es desconcertante que el distrito escolar haga nada por deshacerse de esta cláusula y decida proteger la economía de otro país [Israel] en lugar de proteger nuestros derechos constitucionales en los EE. UU.. Si yo firmara el contrato, no solo estaría traicionando a los palestinos que sufren bajo una ocupación que creo que es injusta y, por lo tanto, sería cómplice de su represión, sino que también estaría traicionando a mis compatriotas estadounidenses al permitir las violaciones de nuestros derechos constitucionales, a la libertad de expresión y a protestar pacíficamente”.

Al negarse a firmar el contrato, su supervisor del distrito escolar le informó a Amawi que su empleo no se renovaría.

El incidente provocó un feroz debate legal, con Amawi entablando una demanda que argumenta que la cláusula viola su derecho a la libertad de expresión en virtud de la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos. Según Haaretz, la demanda alega que “el Tribunal Supremo ha reconocido que los boicots no violentos destinados a promover los derechos civiles constituyen” formas de expresión o conducta que obtienen derecho a protección en virtud de las Enmiendas Primera y Decimocuarta”. La demanda apuntará a un precedente en el que se dictamine que: “Si bien los estados tienen un amplio poder para regular las actividades económicas, no existe un derecho comparable para prohibir actividades políticas pacíficas como los boicots”.

La cláusula entró en el contrato de Amawi después de que Texas promulgara una ley en mayo de 2017 que prohíbe a las agencias estatales firmar contratos con compañías que boicotean a Israel. La ley, conocida como HB 89, exigía a la Oficina del Contralor de Texas hacer una lista de todas las compañías que boicotean a Israel y entregar esta lista a las agencias estatales, a las que luego se les prohibiría formar contratos con estas compañías en la lista negra. La ley también impidió que los fondos de pensiones estatales invirtieran en compañías que apoyan BDS.

Texas no es el único estado de los Estados Unidos que ha promulgado una ley contra el BDS. Illinois se convirtió en el primer estado en adoptar dicha legislación en 2015, con 25 estados más siguiendo este modelo desde entonces, incluyendo el estado de Nueva York, California y Florida. Otros 13 estados tienen legislación anti-BDS pendiente, incluyendo Massachusetts, Virginia y Washington.

El apoyo de EE. UU. al BDS se destacó en septiembre cuando, citando el movimiento, un profesor de la Universidad Americana de Michigan se negó a escribir una carta de recomendación para un estudiante que deseaba estudiar en Israel. La postura de John Cheney-Lippold provocó el enojo de organizaciones pro israelíes en los EE. UU., incluida la Liga Antidifamación (ADL), que ha trabajado para contrarrestar el creciente apoyo al movimiento. Desde entonces, otras facultades universitarias se han comprometido a respaldar al BDS, al igual que la congresista Ilhan Omar, recientemente electa, quien en noviembre se convirtió en una de las dos primeras mujeres de Oriente Medio elegidas para el Congreso de los Estados Unidos.

Fuente en inglés: Texas teacher fired for refusing to sign anti-BDS oath

Fuente: Middle East Monitor / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente:www.palestinalibre.org