No pierden la esperanza. Los integrantes del Fondo de Cesantía del Magisterio preparan un proyecto de ley para que se les restituya el manejo de sus aportes, que ahora son administrados por entidades del Estado.

La idea es presentar la propuesta a los candidatos a la presidencia de la república. Aspiran a que el nuevo gobierno, que será posesionado en mayo, restablezca las atribuciones de esta entidad que cuenta con unos 134 mil afiliados.

La asamblea general extraordinaria de representantes del Fondo de Cesantía de los maestros, conformada por 268 dirigentes, se reunió ayer en Quito para establecer los lineamientos de las acciones que tomarán en los próximos días para retomar el control de la entidad.

A ellos se sumaron los representantes de otros fondos previsionales como el del Consejo Provincial de Pichincha, de Petroecuador y un grupo de empleados de la Función Judicial. También quieren llevar el proyecto a los candidatos a asambleístas.

La intervención de los fondos de cesantía se produjo en mayo de 2015, luego de que la Superintendencia de Bancos determinara, con una auditoría, que supuestamente estos también se nutrían de dineros estatales.

Eso es negado por los dirigentes que, en un comunicado, señalan que con la intervención se confiscó el ahorro privado de más de 200 mil empleados de diferentes entidades públicas.