Los usuarios de los buses de transporte público que cubren la ruta Quito-Rumiñahui expresaron su molestia cuando conductores y controladores les informaron que el pasaje subió de 25 a 31 centavos.

La presencia de funcionarios de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) resultó insuficiente para calmar a los usuarios, que rechazaron el alza de un 24% a las tarifas.

Jennifer Fernández, abogada, no ocultó su malestar al tener que cancelar más por un servicio que no ha mejorado.

El ciudadano ruso radicado en Rumiñahui Sergey Tkachenko, asimismo, expresó su preocupación por el efecto inflacionario que esta medida puede provocar. “Es un incremento abusivo que puede dañar la economía de los ciudadanos”, dijo.

En la estación de La Marín, en el centro de Quito, funcionarios de la ANT explicaron a los usuarios que el incremento de los pasajes intercantonales responde a una resolución que fue adoptada el año anterior sobre la base de estudios técnicos.

 

Fuente: La Hora

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 619