La Cámara de Turismo del Azuay (CTA), la Asociación Hotelera del Azuay, el Colectivo Cívico Cuencano y el Observatorio Ciudadano de los Servicios Públicos ayer presentaron un manifiesto público.

Lo hicieron como una acción de respaldo al proyecto de reforma a la Ley Orgánica de Tránsito, Transporte Terrestre y Seguridad Vial (LOTTTSV), propuesto por Diego Vintimilla, asambleísta por la provincia de Azuay.

El objetivo de esta propuesta legislativa es reconocer a las operadoras de furgonetas, que actualmente tienen permiso para dar servicio turístico, como transporte interprovincial de pasajeros.

De acuerdo con el comunicado, que está firmado por los representantes de estas cuatro organizaciones, la iniciativa presentada por Vintimilla “… corre el riesgo de ser archivada (…)”.

Empleo

Consideran que “… la operación del servicio de busetas fortalece al sector hotelero y turístico de la ciudad y provincia, lo que a su vez genera empleos y fortalece la economía de la ciudad y región”.

Para Patricio Miller, presidente de la CTA y quien es uno de los firmantes, es necesario que se permita lo que calificó como “servicio ejecutivo” dado que cree que es necesario para el desarrollo del turismo.

A criterio de Miller esto además ayudaría a aliviar la crisis por la que actualmente atraviesa el sector turístico en Azuay debido a factores, especialmente, relacionados a la movilidad y conectividad.

Y puso como ejemplo las paralizaciones de las operaciones en el aeropuerto Mariscal La Mar, de Cuenca, que se agravaron desde mayo, aunque a lo largo del año también suspensiones de vuelos por las condiciones climáticas.

Servicio

Independientemente de quien lo dé Miller considera que debe implementarse un servicio diferenciado al habitual, que permita la movilización de pequeños grupos de personas.

Jenny Sarmiento, vicepresidenta nacional de la Prefederación de Busetas Ejecutivas Interprovinciales del Ecuador, refirió que participaron en el diseño de la propuesta de modificación a la LOTTTSV promovida por Vintimilla.

Sarmiento, que además es gerente de la Operadora Nacional de Turismo (OPENAT) en Cuenca, explicó en solo en la avenida Remigio Crespo hay ocho operadores que tienen aproximadamente 100 unidades.

Se quejó por supuestos excesos en los controles que mantienen los agentes de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), principalmente, en la vía Cuenca-Molleturo-El Empalme.

Y reveló que casi en el 80% de los cosas de detenciones cuando llegan a las salas de audiencia no prosperan y se declara la absolución con lo que tampoco se aplican las sanciones. (CSM)-(I)

Interprovincial

Las operadoras de transporte interprovincial de pasajeros han rechazado públicamente la propuesta de reforma a la Ley Orgánica de Tránsito, Transporte Terrestre y Seguridad Vial (LOTTTSV).

Pues consideran que legalizar el transporte en furgonetas reducirá considerablemente el número de usuarios y por ende las inversiones que han hecho para la renovación de unidades quedarían en riesgo.

Además la Unión de Cooperativas de Transporte Interprovincial de Pasajeros del Azuay (UCTIPA), por medio de su presidente Patricio Picón, anunció que adquirieron 22 busetas homologadas de doble llanta.

Esto con el objetivo de ampliar y mejorar la atención, pues según el reglamento a la LOTTTSV expedido en abril de este año por Rafael Correa, presidente del Ecuador, están autorizados para dar este servicio.

Detalles

El martes 26 de abril de 2016 se publicó en el Registro Oficial la reforma al reglamento para la aplicación de la Ley Orgánica de Tránsito, Transporte Terrestre y Seguridad Vial (LOTTTSV)

La Unión de Cooperativas de Transporte Interprovincial de Pasajeros del Azuay (UCTIPA) agrupa a las empresas: Turismo Oriental, Super Taxis Cuenca, San Luis, Sucre Express y Super Semería.

La sanción para las busetas de transporte turístico que hacen servicio individual de pasajeros es de 732 dólares, más 10 puntos menos en la licencia de conducir y la retención del vehículos por siete días.

En Cuenca, de acuerdo con datos de la Prefederación de Busetas Ejecutivas Interprovinciales del Ecuador, al menos unas 500 familias dependen del trabajo producto del servicio de furgonetas.

Fuente: El Mercurio