Dos clausuras simbólicas hizo ayer la marcha de trabajadores de centrales sindicales opuestas al Gobierno: una en la Corte Constitucional y otra en la Asamblea Nacional.
Esto, según el dirigente Edwin Bedoya, porque “no han cumplido con los mandatos de la Constitución y del pueblo y más bien han sido cómplices y encubridores de toda esta serie de violaciones que han parado en despidos y también han parado en una serie de leyes que están encareciendo la vida de los ecuatorianos”.
La marcha se inició a las 16:30 desde la Caja del Seguro, caminó por las avenidas 10 de Agosto, Patria y 12 de Octubre. A su paso gritaron consignas contra los jueces constitucionales, el Gobierno y al pasar por el edificio de la Fiscalía se escuchó “Fuera, Chiriboga, fuera”.
En la Corte Constitucional los manifestantes intentaron colocar una pancarta con la frase de clausurada, pero un piquete policial que ahí los esperaba lo impidió. Ello provocó mutuos empujones que no pasó a mayores.
La marcha siguió su trayecto a la Legislatura, donde no hubo problemas para colocar un cartel de clausura, por oponerse a la reforma tributaria.
La movilización finalizó antes de las 18:00 frente al Banco Central.
Mientras, el segundo plantón en la tribuna de los Shyris también contra el alza de impuestos, ayer fue menor a la protesta de hace ocho días.
Las personas que llegaron al sitio gritaron arengas contra el Gobierno y pedían a través de megáfonos y parlantes: “Fuera, Correa, fuera”. Esta vez no se cerró la circulación vehicular de la avenida de los Shyris, y las personas invitaban a tocar la bocina de los automóviles.
En Guayaquil se repitió la marcha ciudadana del jueves pasado.
Fuente : El Universo