Las reformas a la Ley de la Función Legislativa ‘condenan’ las ausencias. Es una cuestión de ética y moral, según la oposición.

Los grandes ‘faltones’ en la Asamblea Nacional tienen los días contados. La Comisión de Participación Ciudadana tiene previsto aprobar, hoy, las reformas a la Ley Orgánica de la Función Legislativa.

Entre ellas está una que disgusta: un asambleísta con el 40 % de inasistencias a las sesiones del Pleno será destituido.

Esta iniciativa es de la titular del Legislativo, Gabriela Rivadeneira. También es una de las 11 que fueron presentadas por otros legisladores.

Para medir esas faltas laborales, la propuesta establece un régimen progresivo, de tres puntos: si por primera vez un legislador no asiste el 40 %, tendrá una sanción del 60 % de su sueldo, dice una información de la Asamblea.

Si falta de nuevo en seis meses, se aplicará la suspensión temporal de 30 días de su cargo y sueldo. Si, por tercera ocasión en seis meses, no va a su trabajo en el plenario, será destituido, dice el proyecto.

Pero esos cambios golpean al propio oficialismo, subrayó la oposición. Según las estadísticas del movimiento gubernamental, “los legisladores que más se ausentan a su labor provienen de PAIS”, comentó el parlamentario de Pachakutik-Unidad Popular, César Umajinga. Él dijo que algunos asambleístas solo van “a timbrar la tarjeta en el plenario y luego se ‘echan la pera’ al resto de las sesiones”, contó.

Además, las modificaciones a la Ley de la Función Legislativa contemplan un mecanismo para resolver los casos de los legisladores detenidos, como Esperanza Galván, por ejemplo.

En este tema, según la propuesta, el alterno lo reemplazará. Mientras el legislador principal no será destituido hasta que se demuestre su culpabilidad, señala el proyecto.

Fuente:  EXPRESO

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 610