Me quedé tendido para que no supiera que estaba vivo», dijo el martes con la voz quebrada Ángel Colón, uno de los heridos en la matanza de Orlando, baleado en una pierna, pisado por quienes huían y sacado por encima de vidrios rotos por un policía.
«Estábamos pasando un rato agradable. Estábamos tomando un trago. Eran recién pasadas las dos. Estábamos despidiéndonos. Abrazaba a todo el mundo. Fue una buena noche. Sin drama, sólo sonrisas, risas y yo conversaba con una chica y de pronto escuchamos el estruendo de un disparo», contó la víctima de 26 años en una conferencia de prensa.

Fuente:

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 10591