El pubis volvió a jugarle una mala pasada a Lionel Messi. Después de un lance con Godín en el que el argentino le adivinó un regate en el que buscó su salida natural, tiró un sprint para que el uruguayo no se llevase el balón. Messi salvó la posesión para el Barcelona pero notó que en su pubis algo había vuelto a fallar. Se probó y confirmó que no iba. Miró al banquillo varias veces hasta que se tiró al terreno de juego. Iniesta le besó, el doctor Pruna confirmó la dolencia y fue sustituido por Jordi alba.

Messi viajó a Argentina después de la segunda jornada de Liga con problemas en el pubis. Entonces, quiso jugar el partido contra Uruguay. “Me duele mucho”, dijo después de hacer el gol de su selección y acabar como un héroe. No jugó ante Venezuela y volvió con un parte médico de la AFA en el que se recomendaba precaución. Messi jugó un rato ante el Alavés porque el partido se puso feo y reapareció como titular en la Champions y ante el Leganés. Estaba muy fino, pero el pubis le ha vuelto a dar malas señales. Habrá que esperar un diagnóstico de los servicios médicos del Barcelona.

Fuente:  Diario As

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 402