El subsecretario de Salud de México, Hugo López-Gatell, anunció este martes el inicio de la Fase 3 en el país por la pandemia del coronavirus.

«Queremos dar por iniciada la Fase 3 de la epidemia de covid-19, recordando que estamos en la fase de ascenso de casos, de contagios y de hospitalizaciones», dijo el funcionario.

López-Gatell pidió continuar la Jornada Nacional de Sana Distancia o distanciamiento social, que se extenderá hasta el 30 de mayo, para que los casos sean los mínimos posibles.

Aunque la Fase 1 y 2 eran preventivas, la Fase 3 será reactiva y prevé intensificar las medidas de suspensión de clases y concentraciones masivas. Además, se vuelve obligatorio suspender actividades en centros laborales que registren brotes de coronavirus, a diferencia de la Fase 2, donde el paro de actividades era opcional.

Con la entrada de la Fase 3, el Gobierno mexicano hizo un llamado a restringir aún más el confimamiento de la población dentro de sus casas, aunque el encierro sigue siendo voluntario, ya que muchas personas no pueden dejar de salir a trabajar ante la difícil condición económica que se vive en muchos hogares mexicanos.

La suspensión de clases inició desde mediados de marzo y se extenderá hasta el 30 de mayo. El Gobierno también recomendó que la población asista a tiendas comerciales para comprar víveres básicos. Bares y restaurantes se mantendrán cerrados.

Por su parte, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, aseveró que la semana de mayor contagio será del 2 al 8 de mayo.

Datos para dimensionar la crisis

De acuerdo con los lineamientos de la estrategia mexicana, la Fase 3 se implementaría cuando se alcanzara el punto más alto de contagios, cercanos al máximo pico estimado de casos. Sin embargo, el Gobierno mexicano adelantó unos días la medida para extremar precauciones.

Aunque los peores pronósticos posibles de contagios durante la Fae 3 podrían alcanzar hasta 1,2 millones de personas contagiadas, las autoridades mexicanas estiman que actualmente existen entre 175.000 y 300.000 personas portadoras del covid-19, de los cuales, 70 % podrían ser casos que no presenten síntomas. La población de México es cercana a los 130 millones de personas.

A diferencia de otros países como Corea del Sur o Alemania, cuya estrategia se contención se ha basado en realizar pruebas masivas de detección, México ha adoptado el modelo Centinela, el cual utiliza un modelo estadístico para estimar el número de contagios y detectar cambios abruptos en la manera como se propaga el virus.

Dicho modelo opera de forma similar a las encuestas de opinión, cuyos resultados no varían significativamente en función del tamaño de la muestra.

Hasta ahora hay 8.772 infectados en México y 712 personas han fallecido por causa de esta enfermedad.

Según las cifras más recientes, con corte del 20 de abril, se habían detectado 511 casos nuevos (lo cual implica un incremento de 6,2 %) y una tasa de incidencia nacional de 2,32 casos por cada 100.000 habitantes.

Fuente: actualidad.rt.com