Los riesgos que implica la COVID-19 afectan de manera particular a la población mexicana, gracias a la incidencia de enfermedades que la pone en condiciones de riesgo.

Según estimaciones de la Secretaría de Salud, 7 de cada 10 muertes por COVID-19 en el país padecían diabetes, hipertensión u obesidad.

México es el segundo país con mayor incidencia de obesidad en adultos, según documenta la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE); en tanto que, entre su población mayor de 20 años, 10,3% padece diabetes, y 18,4% hipertensión, de acuerdo a cifras oficiales.

La epidemia de enfermedades crónicas, cuyas causas en parte explican expertos como consecuencias de una mala alimentación y la sobreoferta de productos industrializados, moviliza a la población a apoyar iniciativas que buscan combatir esos flagelos, como la nueva ley de etiquetado frontal.

Hasta el 9 de junio, en México la Secretaría de Salud registra 124 301 casos acumulados, de los que 18 904 siguen activos, y 14 649 defunciones por COVID-19.

Sara Morales Gallego, Ciudad de México.

Fuente: hispantv.com