Un año de suspensión deportiva –apelable– recibió el jugador de Barcelona Michael Arroyo luego de haber dado positivo en un control antidopaje, por segunda vez en su carrera, según dictaminó este miércoles la Comisión Disciplinaria de la FEF.

Galo Sánchez, principal de dicho órgano de la FEF, detalló que el futbolista de 31 años fue sancionado “de acuerdo con el reglamento de la FIFA”.

Un año de suspensión deportiva –apelable– recibió Michael Arroyo luego de haber dado positivo en un control antidopaje, por segunda vez en su carrera, según dictaminó ayer la Comisión Disciplinaria de la Federación Ecuatoriana de Fútbol.

Galo Sánchez, principal de dicho órgano de la FEF, detalló que el futbolista de Barcelona fue sancionado “de acuerdo con el reglamento de la FIFA”.

“Acogiéndonos al artículo 191 de la Comisión Disciplinaria, que dice textualmente que esta, en casos de dopaje, podrá proceder en la forma establecida en el reglamento antidopaje de la FIFA, hemos recurrido a aquel y se ha procedido a sancionar al jugador Michael Arroyo con la suspensión de un año de su actividad deportiva, con base en el artículo 24 numeral 1 literal C”.

La decisión de la comitiva se da, pese a que el artículo 187 del reglamento de la misma mesa permanente, aprobado este año, indica que “el jugador cuyo examen de dopaje resultare positivo será suspendido por dos años; y, si reincidiere, la suspensión será de por vida”.

En tanto, según la norma FIFA señalada, “cuando un jugador u otra persona cometa una segunda infracción de una norma antidopaje, el periodo de suspensión será (…) el doble del periodo de suspensión que se aplicaría a la segunda infracción de una norma antidopaje si se tratase como una primera infracción, sin tener en cuenta ninguna posible reducción”.

Fuente:www.eluniverso.com