Los estudiantes chilenos salieron ayer a las calles, pese a no estar autorizados, en una marcha en rechazo a la reforma del sistema educativo que impulsa el Gobierno y para exigir la renuncia de la ministra de Educación, que derivó en una serie de choques con la Policía.

“No puede ser que la ministra no tenga claridad en cómo se va a financiar esta reforma. Ella no entendió las demandas del movimiento estudiantil, lo único que ha hecho ha sido consensuar con los empresarios”, señaló a los periodistas el dirigente de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), Diego Arraño.

“La reforma a la educación superior es la gota que rebasó el vaso”, subrayó.

La protesta convocada por la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) se inició temprano este martes en distintos puntos de la capital chilena, y se replicó además en otras ciudades como Valparaíso, Temuco, Valdivia y Concepción.
Choques

En los enfrentamientos entre estudiantes y las Fuerzas Especiales de Carabineros fue incluso detenido de manera violenta un camarógrafo de la red pública de televisión (TVN) y de un número aún no determinado de alumnos secundarios y universitarios.

La manifestación se enmarcó en el ingreso al Parlamento del proyecto de reforma a la educación superior, cuyo trámite legislativo comenzó en la Cámara de Diputados, en medio de una lluvia de comentarios críticos de los propios estudiantes, rectores universitarios y sectores políticos.

Los estudiantes acusaron represión por parte de la Policía y aseguraron que las provocaciones y ataques comenzaron incluso antes de que se iniciara la movilización.

Fuente: LA HORA