La institución señala que la maternidad temprana es un elemento de la perpetuación de la pobreza

Luego de que organizaciones feministas denunciaran la eliminación del presupuesto de 5,7 millones que el Gobierno pretendía destinar al Plan Nacional de Salud Sexual y Salud Reproductiva para este año, el Ministerio de Salud Pública (MSP) informa las repercusiones que esta medida tendría.
Para empezar, el MSP indica que la maternidad temprana “se identifica como un elemento para la perpetuación de los ciclos de pobreza, debido a que provoca deserción o interrupción escolar, con lo que se limitan las oportunidades de empleo digno, sobre todo para las mujeres”.
Según la investigación ‘Costos de Omisión en Salud Sexual y Reproductiva’ (2017), realizada por dicha Cartera de Estado, Senplades, Sendas y el Fondo de Población de las Naciones Unidas, al país le cuesta cinco veces más atender los embarazos no intencionados (embarazo no planificado y no deseado) que prevenirlos.
Invertir en prevención y promoción le costaría de 11 a 24 millones de dólares, mientras que la atención implica una inversión de 67,8 millones. Cuando el embarazo es en una adolescente la cifra asciende a 331 millones, “debido a las pérdidas sociales que contribuyen a la reproducción del círculo de la pobreza”
La entidad asegura haber postulado, con el proyecto ‘Prevención del embarazo en adolescentes’, para contar con recursos para este año; sin embargo, este rubro “no fue considerado como parte de la planificación por la Secretaría Planifica Ecuador y por el Ministerio de Finanzas. En este sentido, este Ministerio se encuentra realizando las acciones necesarias para que el mencionado proyecto sea considerado desde estas instancias como un proyecto emblemático con prioridad de ejecución para garantizar su sostenibilidad en el tiempo”. (AVV)

DATO

En el periodo 2014-2016 se reportaron ocho casos de muerte materna en menores de 15 años.

 

Fuente: lahora.com.ec