El presidente boliviano, Evo Morales, ha rechazado que acudir a la CIJ de La Haya para reclamar por el uso del manantial Silala sea un acto hostil como afirma Chile, sino una acción de búsqueda de paz.

«¿Cómo podemos ser abusivos? ¿Cómo podemos agredir al pueblo chileno si, por el contrario, nosotros hemos sufrido permanentemente una agresión? (Fuimos) Víctimas de una invasión, víctimas de saqueo, de robo, de asalto a nuestros recursos naturales», ha declarado este lunes el presidente de Bolivia.De esta manera, el mandatario ha respondido a las autoridades chilenas, que denunciaron que Bolivia se encuentra en una actitud agresiva con Chile por los juicios que decidió llevar adelante, primero por el caso de la demanda marítima y luego el de reclamar el uso de las aguas manantiales del Silala.  Morales que ha rechazado esto, ha reiterado que la decisión de acudir a tribunales internacionales demuestra que Bolivia busca resolver las controversias de manera pacífica y no por la fuerza, como hizo Chile en 1879, cuando invadió el territorio boliviano durante la Guerra del Pacífico.

El presidente ha recordado que  Bolivia, jamás provocó, agredió o abusó a Chile ni a otro país, le fueron arrebatados 400 kilómetros de costa sobre el océano Pacífico y 120 kilómetros cuadrados de territorio además de recursos como el “cobre, litio, agua, guano y salitre», todo mientras que su país «no quitó nada a Chile».

La pasada semana, el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, dijo que Bolivia mantiene una postura de «hostilidad” con su país por haber anunciado un nuevo proceso internacional en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por el uso de las aguas del Silala.

 

Fuente: Hispantv