Una de las características de los montuvios del país, y en especial de Los Ríos, es que la mayoría son católicos y muy creyentes de los santos, a quienes acuden cuando requieren de algún ‘milagrito’.

Tienen una influencia total del catolicismo, aunque también mezclada con sus propias creencias mitológicas. En estos pueblos, por ejemplo, están permitidos ciertos rituales con la participación de santeros y de curanderos, que siguiendo con la tradición de la utilización de plantas medicinales, curan a sus pacientes.

Para los católicos, el Miércoles de Ceniza es considerado como un tiempo para reflexionar, arrepentirse de los pecados y volverse a Dios con un corazón quebrantado, lleno de humildad y nuevas esperanzas.

Expresiones

Además, la colocación de la cruz de ceniza en la frente marca el comienzo de la Cuaresma, es decir, se celebran 40 días antes del Domingo de Ramos, que da inicio a la Semana Santa.

Una de las fieles es Lidia Rodríguez, quien junto a otros familiares cada año madruga para ser bendecida con la ceniza. “Cada vez que lo hago siento un inmenso gozo en mi corazón, a veces me ha pasado que no he podido acudir, pero ahí es cuando me siento intranquila y pienso que le he faltado a mi Dios”, menciona.

Lucrecia Limones es otra de las devotas que asegura ser católica de cepa.

Indica que el recibir la ceniza la renueva y la hace más fuerte para seguir venciendo los obstáculos que en la vida se le presentan. “Dios me da fortaleza por medio de estos actos, aquello aumenta mi fe y me ayuda a seguir orando para que mis días sean bendecidos en esta tierra”, afirma.

Penitencia

Y este es solo uno de los pasos que dan los católicos en esta fecha, pues de ahí en adelante los siguientes miércoles y viernes se abstienen de servirse carne preparada de cualquier manera y más bien buscan mariscos, verduras u otros alimentos.

Esta es una costumbre que perdura con el pasar del tiempo y respetan tanto que incluso los comerciantes del producto buscan nuevas alternativas que les permita ganar dinero mientras dure la Cuaresma.

En esta temporada, los vendedores sacan a la venta lo que más se consume en esta fecha, es decir, el choclo y demás granos para la preparación de la fanesca.

Opciones

Muchos carniceros en el cantón Ventanas, como Olivia Merchán, quien tiene una carnicería en el centro de la urbe, señala que respetan mucho la época de Cuaresma, por lo que no comercializará la carne en los días que según la Iglesia no debe consumirse.

Una de las opciones podría ser la venta de pescado salado, el cual se expende en mayor cantidad en estas fechas.

Aunque se conserva la costumbre, los tiempos no son iguales y van cambiando, así recuerda Teodomiro Álava, un manabita que en la actualidad habita en el recinto La Estrella del cantón Quevedo.

Lo anuncia de esta manera porque considera que las personas antes respetaban más y todo era más correcto. Por ejemplo, cuenta que sus abuelos no cocinaban durante la Semana Santa porque tenían todo preparado con anticipación; ni utilizaban el cuchillo. “Había temor, no es como ahora que algunos comen lo que quieren el día que sea sin importarles”, detalla la mujer.

La abstinencia

Es una doctrina tradicional de la espiritualidad cristiana como signo de arrepentimiento realizar alguna forma de penitencia. Algunos dejan de fumar, por ejemplo.

La Iglesia por su parte ha especificado ciertas formas de penitencia.

En todo el tiempo cuaresmal deben tener una actitud reflexiva y de arrepentimiento; y en los Viernes Santos es cuando no se come carne como símbolo de purificación para estar listos en el día de la Resurrección.

Pero también no hay que criticar y cometer actos impuros que degradan la identidad humana.

Fuente: Diario La Hora