El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, conmutó este martes las penas a 111 presos condenados en su mayoría por delitos menores relacionados con las drogas, con lo que suma un total de 673 en sus dos mandatos, más que sus diez predecesores juntos.

Más de un tercio de esos 673 beneficiados por la clemencia de Obama habían sido condenados a cadena perpetua, según destacó Neil Eggleston, uno de los asesores legales de la Casa Blanca.

«Debemos recordar que estos son individuos -hijos, hijas, padres y, en muchos casos, abuelos- que han dado pasos hacia la rehabilitación y se han ganado una segunda oportunidad», comentó Eggleston.

Asimismo, el asesor de Obama recordó que esas personas «recibieron condenas exageradamente duras» por delitos no violentos relacionados con las drogas a causa de «leyes obsoletas»

Fuente: 20 Minutos