QUITO.- El pasado miércoles el expresidente Abdalá Bucaram fue detenido durante un allanamiento a su casa en el marco de una investigación por un presunto caso de corrupción relacionado con compras públicas hechas durante la emergencia sanitaria por el coronavirus, pero en el operativo se le encontró un arma y fue detenido por no tener un permiso para tener armas de fuego.

El exmandatario afirma que la pistola fue un regalo que le hizo durante su presidencia el entonces jefe del Comando Conjunto, el general Paco Moncayo, junto a otros militares hace 24 años.

Sin embargo, al hablar con Moncayo este menciona que no recuerda que él le haya entregado una pistola a Bucaram, pero que tampoco puede descartarlo “a priori”.

El también exalcalde de Quito dice que el miércoles el propio Bucaram lo llamó a contarle lo sucedido y que fue él y el general Víctor Bayas -ya fallecido- los que se la habían dado en su casa en Guayaquil.

A esto, el ahora general retirado dice que si recuerda haber visistado al entonces presidente en su vivienda por invitación de un ministro para presentarle sus saludos por el cumpleaños de Bucaram, pero no tiene en su memoria que le haya regalado un arma.

“Yo no soy hombre de aceptar ni dar regalos en funciones públicas”, afirma Moncayo, quien agrega que la verdad se puede saber investigando el historial de esa arma para saber de dónde salió.

“(Hay que) estudiar el recorrido de esa pistola. Cómo llegó al Ecuador, quién la compró, porque de haber sido un presente que le hicimos el mando (militar), habríamos que poner una cuota, comprar en algún lugar de venta de armas… cada arma tiene su identidad y su historia”, dice Moncayo, quien añade que pese a todo lo que lo ha ofendido en el pasado Bucaram, como “un hombre recto” no puede afirmar o negar 100% que no sucedió como el presidente indicó, pues no lo recuerda.

Fuente: diariocorreo.com.ec