Los líderes de la Unión Europea (UE) se reunieron ayer por vez primera sin Reino Unido, menos de una semana después de que los británicos optaron por abandonar el bloque, y entregaron un duro mensaje a Londres de que solo podrá acceder al lucrativo mercado único si permite el libre tránsito de los trabajadores de la UE.
El libre tránsito de trabajadores es una de las “cuatro libertades” (junto con el movimiento de capitales, bienes y servicios) que la UE dice que debe respetar todo país que quiera acceder a su mercado común.
El triunfo de la salida británica (brexit) generó turbulencias en los mercados financieros mundiales, el hundimiento de la libra y borró miles de millones de dólares de valor a las acciones británicas.
El gigante sector de servicios financieros de Reino Unido, que significa cerca del 8% de su economía, depende del acceso al mercado de la UE.
Los 27 países también reiteraron que no habrá “ningún tipo de negociación”, mientras Reino Unido no notifique formalmente su intención de marcharse, activando el artículo 50 del Tratado de Lisboa, y urgieron a hacerlo pronto.
Ayer, el Partido Conservador del primer ministro británico David Cameron, quien tras el referendo anunció que dejaría el cargo en octubre próximo, abrió el proceso para la sucesión, con el exalcalde de Londres Boris Johnson como principal favorito.
Aunque la prensa dice que la mejor posicionada para reemplazar a Cameron es Theresa May, ministra del Interior.
Por otro lado, los mandatarios de España y Francia se opusieron ayer en Bruselas a que Escocia intervenga en las negociaciones sobre la salida de Reino Unido con la Unión Europea, ya que consideran que es una competencia de Londres.
Esto mientras el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo ayer en Canadá que confía en la capacidad del sistema financiero mundial para superar el brexit, decisión de los habitantes de Londres.

Fuente: EL UNIVERSO