Los entrenamientos son exigentes, el calor no perdona, pero hay una gran responsabilidad por representar al país en los Juegos Olímpicos que cualquier sacrificio vale la pena, señala el maratonista cuencano Byron Efrén Piedra sobre la pista Jefferson Pérez, en Miraflores, tras cumplir 18 kilómetros con poca pausa como parte del proceso de acoplamiento a distancias largas, grandes volúmenes y con buen ritmo.

La jornada se observa extenuante pero Byron, amante de la música romántica, no desmaya y con apoyo de Juan Diego Saquipay y Cristóbal Rouillón -como especie de liebres- no deja de sumar kilometrajes bajo el control técnico del profesor mexicano Rafael Martínez con quien trabaja desde hace tres años.

Los entrenamientos de Piedra son diferentes a lo que estaba acostumbrado cuando su especialidad eran las pruebas de fondo sobre pista. Hasta el día de la competencia en Río con su coach tienen planificado cumplir diez semanas de entrenamiento. Va recién por la cuarta pero el cuerpo le ha respondido de la mejor manera y eso les tiene contentos a todos.

“Estoy adaptándome al entrenamiento… Hacemos tres semanas duras y una suave. En las semanas fuertes corremos 200 km que contienen repeticiones largas. En la semana de descarga se hace repeticiones cortas, volúmenes bajos pero se llega a 170 km. El día más largo llegamos a correr 40 km entre mañana y tarde, en las repeticiones largas hacemos 18 km, a veces 16 km y en ocasiones hasta 21 km y en el kilometraje se llega a 42”.

Martínez no pierde de vista a Byron y le controla muy celosamente el tiempo por vuelta. “El maratón es muy monótono, muy sistemático”, de allí la importancia de variar de recorridos, indica tras confirmar que mañana partirán a Toluca, México, para un concentrado de diez días. El país les trae buenos recuerdos. El año pasado en la Maratón de Lala, en Torreón, con 2h 14m 39s, Piedra logró la clasificación a sus cuartos Juegos Olímpicos, los primeros en una distancia de 42,195 metros.

En México, “hay buenas zonas de altura que llegan hasta los 4.200 m.s.n.m.”, añade no sin antes ponderar el arribo a Cuenca de los maratonistas olímpicos uruguayos con quienes aspiran organizar un entrenamiento conjunto, incluso con los chilenos y un argentino que arribarán después. “Será una experiencia bonita e interesante”, sostiene.

Para Piedra, ingeniero industrial de profesión, los entrenamientos en México le ayudarán a centrarse mucho más en el objetivo y acoplarse más al actual estilo de vida: entrenar, nutrirse y descansar. Atrás quedaron las rutinas recreativas cuando empezó a dar sus primeros pasos en la escuela Luis Cordero y después en el colegio Benigno Malo. En ambas entidades, con el profesor Luis Flores.

Conforme transcurren los días confiesa que, como ser humano y deportista, hay un poco de ansiedad y nervios por “saber qué nos espera en una prueba como la maratón” no obstante trata de revertirlos con pensamientos positivos y una buena planificación.

“El que planifique mejor la maratón llegará a los primeros puestos. Quizá hagamos una carrera de menos a más, es decir, salir del grupo de atrás y en medio maratón aumentar la fuerza pero según como nos vamos sintiendo podemos cambiar de parecer”.

No cuenta con un psicólogo. Esa carencia procura restarla con diálogos permanentes con su entrenador quien procura en todo momento transmitirle buen ánimo al igual que sus compañeros de entrenamiento. “Eso hace que uno se motive”.

Competencia

Fecha: 21 de agosto

Hora: 07:30 de Ecuador

Lugar: Sambódromo de Río de Janeiro

Juegos Olímpicos

Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012

Recordman

Si algún récord nacional le falta a Piedra es en la maratón que al momento está en poder desde 1999 de Silvio Guerra (2h 09m 49s). El cuencano posee las mejores marcas del país en 800 metros (1m 46s 55c), 1.500 (3m 37s 88c), 3.000 (7m 47s 06c), 5.000 (13m 23s 72c) y 10.000 (27m 32s 59c).

Fuente: EL MERCURIO