Nadie da una respuesta concreta. En el CNE hay dos versiones, el Gobierno rechaza el pedido de la oposición.

Una misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) vendrá a Ecuador con o sin invitación del Estado para observar las elecciones de febrero. En eso coincidieron ayer los representantes de 14 partidos de oposición agrupados en el denominado ‘Acuerdo por la transparencia electoral’, pero anunciaron que “presionarán” al Régimen para que formalice la invitación al organismo internacional.
El colectivo se reunió ayer en Quito para corroborar el pedido que la semana pasada realizaron algunas agrupaciones al secretario de la OEA, Luis Almagro, en Wasghington, para que asigne una misión de observación y “auditoría” desde la constitución del padrón electoral hasta el proceso de escrutinio de votos y proclamación de resultados “para que gane el que tiene el favor del pueblo y no el que maneja el aparato institucional del Consejo Electoral”, manifestaron.
También rechazaron las afirmaciones del presidente, Rafael Correa, quien les calificó de “vendepatrias”.
Pero en el Consejo Nacional Electoral (CNE) no se oponen a que una misión de la OEA, de la Comunidad Europea o de Unasur vengan a Ecuador. “Es importante que vengan para que vean cómo nuestra democracia sí es participativa (…) me alegra y este Consejo Electoral se congratula de que hayan acudido (a la OEA)”, dijo la vicepresidenta del CNE, Nubia Villacís.
El presidente del CNE, Juan Pablo Pozo, también aseguró que el 12 de mayo se reunió con funcionarios de la Cancillería, a quienes les expresó su opinión de la importancia de la presencia en el país de esta misión de observación. Sin embargo, aclaró que es el Estado, representado por el Ejecutivo, el que tendrá que decidir sobre la invitación. “El CNE puede sugerir y en este sentido, la OEA ha estado en cada proceso electoral”, respondió ayer.

 
Contexto
La semana pasada, delegados de CREO, del PSP, entre otros, entregaron a Almagro en Washington un documento con denuncias de presuntas irregularidades que ya se estarían dando.
El excanciller Patricio Zuquillanda (militante del PSP) comentó que si la OEA decide venir sin invitación, no se configuraría una injerencia a las políticas nacionales y recordó las declaraciones de Almagro: “Ningún proceso eleccionario en el continente es propiedad de ningún Gobierno, sino del pueblo”.
Cesar Rodríguez (ex PAIS), y Pepe Acacho (Pachakutik) afirmaron que Ecuador enfrenta un escenario que define su carácter democrático, y agregaron que el Gobierno debería agradecer y facilitar la observación de la OEA. (SC)

 

Cifras

8
meses faltan para las elecciones.

9
años tiene PAIS en el poder.

La visión del Gobierno

 

La secretaria de Gestión de la Política, Paola Pabón, dijo que la postura durante los últimos nueve años de Gobierno ha sido de soberanía y dignidad. “Creemos que los ecuatorianos tenemos la capacidad y las condiciones para llevar adelante nuestra democracia”, respondió.
En todo caso, aclaró que para que la misión de la OEA venga al país, primero tendría que oficializarse la invitación desde el Estado. “El país está abierto, pero no coincidimos con la lógica que ha planteado la oposición; los ecuatorianos somos lo suficientemente capaces para fortalecer la democracia”, insistió.
En criterio de Pabón, los tiempos de los organismos internacionales y los “países que imponían condiciones a América Latina quedaron en el olvido”.
“Ecuador es un país libre, digno y soberano y rechazamos cualquier actitud vende patria de la oposición que señala que este país esté en caos y que, por tanto, otro país tiene que poner las reglas de juego y condiciones”. Según dijo, no hay muestras ni indicios de que en el Ecuador no existe gobernabilidad.

Fuente: LA HORA