La última vez que Júpiter y Saturno se veían como uno solo, desde nuestra perspectiva, ocurrió hace casi 400 años. Desde entonces, si bien los planetas se juntaron cada 20 años, la última vez que se dio la conjunción fue en el año 1623.

¿Por qué ocurre ese fenómeno? Según el cuencano Pablo Tenesaca, docente y conocedor de astronomía, los planetas se alinean por sus órbitas de traslación que son muy propias: Júpiter se demora doce años en dar la vuelta al sol, mientras que Saturno se demora treinta.

En un momento dado, como en diciembre de este 2020, los planetas están cerquísima, que desde la Tierra se va a ver un objeto muy luminoso. Y lo mejor de todo es que para ello no se requiere un telescopio.

Fuente: elmercurio.com.ec