El odio que tenía Hitler por los judíos responde al hecho de que siempre han sido, justa o injustamente, acusados de acaparar riqueza mientras el resto de la población de Europa pasaba hambre. Este odio exacerbado se introdujo en el subconsciente colectivo de la sociedad medieval y se ha mantenido hasta ahora. Hitler sólo buscó un culpable para justificar la caótica situación económica alemana y se aprovechó del tradicional odio a los judío

Enojado, iba caminando cuando se encontró con un grupo de gente pobre que se encontraba protestando por los judíos. Decían que eran ellos quienes los dejaban con hambre y sin trabajo y que ellos eran los culpables de la miseria del pueblo.Estas ideas rápidamente infuyeron en Hitler, quien ya tenía cierto odio por ellos. Junto con esas ideas y sus propias experiencias fue como les tomó un odio inmenso y se prometió a sí mismo hacer justicia por el pueblo alemán.