Un seguimiento de varios días a un individuo que frecuentaba, portando un arma, los exteriores de un night club ubicado al norte de Quito, terminó, la madrugada de este viernes, con la detención de A.H.M.S., colombiano que era buscado por las autoridades de ese país, pues había fugado en febrero del 2013 de la cárcel Picaleña de Ibagué (Colombia).
El coronel Ramiro Ortega, jefe de la Subdirección de Investigaciones de Delitos contra las Personas, calificó a M.S. como un delincuente de alta peligrosidad, no solo por los 17 años de sentencia que cumplía por los delitos de homicidio agravado y porte ilegal de armas, sino también por mantener tres sentencias más, por delitos como robo agravado o tentativa de asesinato.
Según informes policiales, en poder del individuo se encontraron 12 fundas con cocaína y marihuana y un documento original del colombiano José Carranza Baquero, el cual había adulterado con su foto. Aunque las autoridades no saben aún desde hace cuánto tiempo está el individuo en el país, registros migratorios con el nombre suplantado revelan que tuvo un último ingreso al país en febrero del 2016.
A decir de la policía, para ocultar el delito de microtráfico en el que estaba inmerso, M.S. usaba como fachada la venta de bisutería artesanal a empleados y clientes de los night clubs que frecuentaba.
M.S. fue llevado hasta la Unidad de Flagrancia para determinar legalmente su estatus migratorio en Ecuador, además de iniciarle una causa por el delito de microtráfico. Sobre el mismo caso también se solicitaba a la justicia una orden para allanar la vivienda de M.S., pues aún no se sabía dónde estaba el arma que había sido observada en varios seguimientos.
La Policía ecuatoriana ya tomó contacto con su similar de Colombia para que esta última inicie con el trámite de difusión roja que permitiría extraditar al ciudadano colombiano.
Fuente : El Universo

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 405