Desde hoy está prohibida la venta de mascarillas en las calles de Portoviejo, según una ordenanza.

El documento que establece normas de emergencia frente a la pandemia, dispone en su artículo 14A que la venta de mascarillas nuevas o usadas en el espacio público será sancionada con un salario básico, es decir 400 dólares, la reincidencia con el doble de la multa, pero podrá sustituirse por servicio comunitario, de así requerirlo.
César Rondón está resignado tras conocer la medida.  “Si no se puede vender pues nos tocará buscar otra cosa y las que tenemos guardarlas u ofrecerlas por internet, porque es nuestro sustento”, indicó. Henry Farías dijo que la disposición les afecta mucho. “Vendo a un dólar las mascarillas, es un ingreso menos que vamos a tener. Por suerte también vendo otros productos”, resaltó.
Erwin Valdiviezo, vicealcalde del cantón, indicó que la medida busca evitar que se comercialicen mascarillas recicladas o sin  normativa de control. “Creemos que en el espacio público, así como los limpiadores de vidrios, todo el mundo va a querer vender, buscamos ir frenando algunas actividades que tienen que ser regularizadas, por ahí está el espíritu de eso”, agregó.
Fuente:www.eldiario.ec