Tienen hasta octubre para cumplir con el plazo. Para eso, crearon una nueva alianza.

El 20 de abril, el Municipio de Quito anunció que contaba con 100.000 pruebas PCR para Covid-19. Luego de dos meses se han tomado 5.519 muestras, de las cuales 4.945 ya están procesadas, según la científica Linda Guamán, quien desde ayer forma parte del Municipio como asesora técnica para el procesamiento y análisis pruebas de Covid-19, en la Secretaría de Salud.

La fecha de caducidad de los test adquiridos por el Municipio es el 10 de octubre, reconoce Guamán, y explica que en el contrato existe una cláusula en la que el proveedor se compromete a remplazar aquellas que hayan sido utilizadas, siempre y cuando se le notifique con dos meses de anticipación.

Nuevo plan de acción

La Universidad Central del Ecuador (UCE) y el Municipio de Quito firmaron un acuerdo, en el que la academia apoyaría en el procesamiento de muestras, realizando 320 diarias. Sin embargo, desde el 12 de junio, Lucy Baldeón, directora del Instituto de Biomedicina de la UCE, indicó a LA HORA que el Municipio no ha cumplido con la entrega de insumos, por lo que detendrían el proceso.

“Es verdad que se entregó un insumo que no cubría la cantidad que ella (Baldeón) requería, pero hoy hemos entregado lo que necesitaba para cumplir con la meta semanal”, reconoce Guamán, a la vez asegura que al ritmo de aplicación que iban sería difícil completar el total de prueba adquiridas, por lo que han implementado una estrategia para maximizar el muestreo.

Al procesamiento de la UCE se une el IESS Sur. Francisco Mora, director de vigilancia epidemiológica de la casa de salud, informó que tiene una capacidad de análisis de 400 muestras diarias. “El laboratorio trabajará las 24 horas”.

El 19 de mayo, la Alcaldía anunció el convenio de uso firmado con este hospital, pero no fue hasta ayer que iniciaron el trabajo. La próxima semana se sumará también la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE), que ya está acreditada y con equipos para los procesos. “Está pendiente una capacitación del proveedor, por eso no hemos arrancado”, agregó Guamán, quien garantiza la entrega de materiales para que no se repita lo que pasó con la U. Central. Con estas tres entidades la meta es procesar 3,000 muestras diarias.

De igual forma, la Secretaría de Salud de Quito habría gestionado con un laboratorio privado, para que procese 5.000 pruebas más como donación y así duplicar su capacidad. “La idea es que, con estas diferentes estrategias, en dos meses se utilicen todas las pruebas y en el asunto de la caducidad es muy probable que ni siquiera se necesite hacer la reposición”, añade la científica.

Nueva adquisición

“Esta pandemia no va a terminar hasta que tengamos una vacuna o inmunidad de rebaño y ninguna de las dos cosas, aparentemente, va a suceder a corto plazo”, comenta Guamán. Por lo que han determinado abastecerse de un nuevo lote de pruebas hasta el próximo año, aunque no se conoce el número ni si se cambiará de proveedor. (AVV)

Si no se usan las pruebas por caducidad, el proveedor se compromete a remplazar las que no se hayan utilizado”, Linda Guamán, Municipio de Quito.

Fuente:lahora.com.ec