La refinería de Esmeraldas retomó sus operaciones y se encuentra procesando el 96 por ciento de su capacidad de 110.000 barriles de petróleo por día, luego de concluir un proceso de rehabilitación de su infraestructura, dijo este jueves Petroecuador.

El programa de renovación de la Refinería Esmeraldas, que comenzó en 2012, significó el cambio del reactor y regenerador en la unidad de Craqueo Catalítico Fluidizado (FCC, por sus siglas en inglés), la más importante de la planta, y nuevos equipos en otras unidades.

“La carga de la refinería está en el 96 por ciento, es decir unos 105.000 barriles diarios”, dijo un portavoz de la estatal Petroecuador.

Con el cambio de los equipos, la refinería usará el máximo de su capacidad instalada y producirá combustibles de mejor calidad, según las autoridades. Antes de la renovación la planta operaba en un 85 por ciento de su carga.

El Ministerio de Hidrocarburos dijo en un comunicado a última hora del miércoles que la refinería “actualmente está en un plan de chequeo de estabilización” y que “la unidad FCC opera al 87 por ciento, ya que la unidad de Crudo 2 no está totalmente operativa”.

Las autoridades esperan alcanzar el máximo de producción de la refinería en los próximos días.

La obra, que tuvo un costo de 1.200 millones de dólares, busca reducir las millonarias importaciones de derivados. (I)