QUITO.- Aunque señaló que es una respuesta que la debe dar el Ministerio de Salud, la ministra de Gobierno, María Paula Romo adelantó que esa cartera de Estado señaló en el Comité de Operaciones Especiales Nacional (COE-N) que, en los próximos dos o tres días, esperarían resolver el retraso que tienen en las pruebas represadas.

Los resultados son importantes para el COE-N porque son parte de las variables que se toman en cuenta para determinar la evolución real de la curva de contagios de COVID-19, en el país y, en torno a eso, tomar decisiones respecto a las restricciones de movilidad y el cambio del color de semáforo de rojo a naranja o verde, por provincia, ciudad, parroquia o sector, en las próximas semanas.

“Es una respuesta que realmente tiene que dar Salud, todos los días estamos haciendo ese seguimiento, hay un cambio en uno de los viceministerios de salud para poderle dar mayor prioridad al tema de las pruebas”, a gregó Romo, al referirse al cambio de Julio López como viceministro de Gobernanza y Vigilancia de la Salud, por Francisco Xavier Solórzano, ayer.

Otras variables que se toman en cuenta para detectar la evolución de la pandemia en el país son: el número de contagiados, la cantidad de llamadas al 171 y al 911, la cantidad de personas que acuden a emergencias en los hospitales y otros. Sin embargo, Romo insistió en que no podemos fiarnos o pensar que se retornará a la normalidad, porque no será así.

Se podrían reanudar ciertas actividades como la industrial, pero de plano las clases terminarán de manera virtual en Sierra y Amazonía, el transporte internacional, nacional, interprovincial seguirá suspendido, los eventos masivos y reuniones también y a más largo plazo.

Fuente: diariocorreo.com.ec