Con el paso de Quito a semáforo amarillo de distanciamiento social, los niveles de contaminantes en la atmósfera van en aumento, según reportó la Red Metropolitana de Monitoreo Atmosférico de Quito, Remmaq.

Acorde a las cifras de esta entidad, entre abril y mayo pasado, los niveles de partículas de los principales contaminantes se redujeron significativamente debido al confinamiento, en relación al mismo período de 2019.

Sin embargo, con el aumento de tráfico vehicular se ha registrado una variación en los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), un gas denso color café rojizo. Este proviene de la combustión de automotores que usan derivados del petróleo como diésel y gasolina, explica la Remmaq.

Desde esta semana el tráfico vehicular en las principales arterias de la capital se ha vuelto más evidente, ya que los trabajadores tanto del sector público como del privado han retomado sus actividades laborales presenciales, por tanto el uso de vehículos particulares es mayor.

Ante las condiciones de movilidad en Quito, el Municipio ha optado por la implementación de ciclovías emergentes para promover una movilidad sostenible y el distanciamiento social. Con esto también se espera reducir la contaminación en el ambiente.

Fuente:www.eluniverso.com