La Comisión de la Verdad aborda en un análisis detallado el asalto ‘de terroristas paramilitares’ al fuerte militar en Valencia, ubicado en el estado norteño de Carabobo.

La madrugada de ayer domingo un total de 20 “paramilitares” que se había declarado en rebeldía con el Gobierno de Caracas, atacó las instalaciones del fuerte Paramacay en Valencia.

La Comisión de la Verdad que empezó su trabajó desde el sábado en el marco de la recién instalada Asamblea Nacional Constituyente (ANC) a fin de investigar los hechos vandálicos acaecidos en el país durante los últimos meses, publicó el domingo por la noche un análisis minucioso del ataque, que según argumenta sucedió en momentos en los que la oposición derechista se ve derrotada a sí misma ante las primeras decisiones tomadas por la ANC.

Al recordar los anteriores ataques a bases militares perpetrados por sectores opositores, tal como menciona, contra la base aérea Francisco de Miranda en La Carlota, este de Caracas, y alcabalas del fuerte Tiuna, también en la capital venezolana, denuncia esa macabra táctica empleada por la oposición para disturbar al país.

No obstante, la Misión de la Verdad en su nota descarta la posibilidad de que el asalto se trate de un “golpe de Estado” o un “alzamiento militar” ya que la mayoría de los individuos involucrados en el ataque fueron “mercenarios” vestidos como militares y “posiblemente comandados por el excapitán de la Guarda Nacional Bolivariana (GNB) Juan Carlos Caguaripano, quien desertó del cuerpo castrense en 2014 por estar involucrado en intentos fallidos de sublevación”.

En este sentido, aclara que el ataque se produjo en el marco de una guerra mediática lanzada desde Occidente para mostrar dividida a la Fuerza Armada del país bolivariano