Otro acto en homenaje al ave emblemática del Ecuador fue la inauguración de un área de reproducción.

Una guardaraya muy angosta y sinuosa de aproximadamente 5 kilómetros desde el centro parroquial de Susudel, permite llegar hasta la comunidad Shuragpamba, en el cantón Oña, allá donde las estructuras rocosas y una que otra tuna se abre paso entre los arbustos son testigos permanentes del vuelo y romance de los cóndores, en la hoyada del majestuoso río León, se ubica la propiedad de Taita Alejo, donde se cumplió este miércoles el ritual Temazcal, como parte de la agenda por el Día Nacional del Cóndor Andino.

La filosofía en sí del Temazcal es un retornar al vientre de nuestra Madre Tierra; las piedras calientes asemejan a la tierra en sus principios en donde la luz y el aire hacen el agua y empieza la vida. Es la primera medicina que descubrió el hombre, en esta ocasión el propósito ha sido generar un hermanamiento entre nosotros y la naturaleza, recordando que todos entre ellos el cóndor, somos hermanos y con la esperanza de que se renoven las ideas para avanzar en este proceso de conservación de esta ave, dijo el taita.

Elementos

Agua, tierra, aire y fuego se utilizaron, en el patio central, una candente fogata con gruesos maderos caldearon a 33 piedras por un lapso de 3 horas. Nueve personas, entre ellas el director provincial del Ministerio del Ambiente (MAE), Marcelo Zaá, técnicos de esta entidad y algunos extranjeros participaron del ritual dentro del domo, una especie de horno hecho de adobe y ladrillo, donde se entonaron cantos y oraciones a la Madre Tierra y a la Madre Naturaleza, en medio del vapor producido por las piedras candentes y agua que se colocó en el centro por tres ocasiones.

A su salida, una demostración expontánea de cariño, buenos deseos y hermandad fluyó de cada uno de los participantes.

“Este ritual de Temazcal hace que nos conectemos todos con la Madre Tierra, ha hecho que la brecha que existía entre los funcionarios públicos y la tierra se estreche y nos fortalezcamos porque esto nos lleva a nuestros orígenes, que bueno que los que pertenecemos al grupo Cóndor hayamos podido vivir esto, salimos con más fuerza, con nuevas ideas, con ganas de ponerle mucho más empeño a nuestro compromiso con el medio ambiente, con el cóndor”, dijo Marcelo Zaá al término del ritual.

Inauguración

La agenda de actos por el Día del Cóndor incluyó una serie de actos, ayer también se inauguró el área de recreación del cóndor en el zoológico Amaru, que cuenta con una cueva para incubación de huevos, acceso al área de exhibición, una posa con seis percheros para la alimentación, entre otros elementos.

En Amaru habitan tres cóndores que fueron rescatados en varios sectores del Ecuador, dos de ellos integran la pareja de adultos con probabilidades de reproducción, se suma Guambi, aún cóndor juvenil, él llegó en el 2014, de aproximadamente un año y medio de edad, para ser adulto debe cumplir siete. (AZ)

MÁS DETALLES

El MAE está por contratar la consultoría sobre declaratoria de áreas municipales de protección del cóndor, que servirá para que los GAD de Cuenca, Nabón, Oña, Santa Isabel y Saraguro, que integran el grupo Cóndor, puedan asumir las declaratorias.

Los estudios serán los que determinen si existen actividades mineras en las zonas donde habita el cóndor, y si éstas están generando impacto ambiental, para que los municipios que tienen la competencia, actúen, dijo el técnico del MAE, Silvio Cabrera.

En el Domo

Taita Alejo invita a los visitantes a ser parte del ritual del Temazcal, en homenaje al cóndor, ocho personas se deciden.

En medio de la oscuridad del domo, la incertidumbre, el temor y la curiosidad se apodera, la voz del taita interrumpe toda imaginación; “agradezcamos por este acercamiento con nuestros hermanos y nuestro abuelo condor”, dice el hombre, mientras conduce a las mentes y los cuerpos a su conexión con la tierra, apoyado por el intenso calor.

El interés crece con cada uno de los cantos, deliciosos aromas, el destello que provocan las 33 piedras calientes colocadas por grupos; el vapor se vuelve desesperante pero más pueden las palabras del taita pidiendo que la tierra nos de el aire y así llega la relajación y el fin de esta experiencia tras una hora de encierro.

Fuente: EL MERCURIO