Agentes del FSB han detenido a cuatro miembros del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), que planeaban atentados en Rusia ‘con explosivos de alta potencia’.

“En la región de Moscú (la capital) fue desarticulado un grupo terrorista que planificaba llevar a cabo una serie de atentados en lugares de gran afluencia de público, incluidas infraestructuras de transporte y grandes centros comerciales de Moscú con kamikazes y explosivos de alta potencia”, indica el Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB, por sus siglas en ruso).

En un comunicado publicado este lunes en su página web, el FSB detalla que el grupo lo integraban un emisario de Daesh, un especialista en preparación de artefactos explosivo y dos terroristas suicidas.

Uno de los detenidos, que todavía no han sido identificados, es de origen ruso y los otros tres son de países de Asia Central, agrega el texto, para luego mencionar que todos los miembros de esa banda takfirí fueron detenidos por los agentes del FSB.

Las investigaciones preliminares apuntan a que detrás de la organización de los atentados había “cabecillas del EIIL en Siria”, donde Rusia efectúa desde septiembre de 2015 masivas operaciones militares para acabar con los extremistas, quienes han amenazado en varias ocasiones con derramar la sangre de los rusos a raíz de esos ataques.