Rusia ha informado que uno de sus soldados perdió la vida en los combates contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en Palmira, centro de Siria.

El Ministerio de Defensa de Rusia ha informado este lunes la muerte del soldado Artem Gorbunov, que servía bajo contrato en el país árabe realizando tareas de protección de un grupo de asesores militares rusos. Esta muerte eleva a 28 las bajas mortales de militares rusos en las operaciones en Siria.

“Gorbunov murió el 2 de marzo cerca de Palmira mientras repelía los intentos de Daesh para tomar las posiciones de las tropas sirias, en las que se encontraban asesores militares rusos”, ha recalcado la Cartera rusa en un comunicado.

Gorbunov murió el 2 de marzo cerca de Palmira mientras repelía los intentos de Daesh de tomar las posiciones de las tropas sirias, en las que se encontraban asesores militares rusos”, ha informado el Ministerio ruso de Defensa.

Asimismo, señala que el mando de Gorbunov ha propuesto una condecoración estatal a título póstumo para el soldado que falleció en la misma jornada en que las tropas sirias, apoyadas desde el aire por las fuerzas rusas, recuperaron Palmira (Tadmor, en árabe).

Es la segunda vez que el Ejército sirio retoma el control de Palmira. Esta ciudad histórica siria fue ocupada en 2015 por Daesh y, en marzo de 2016, recuperada por las tropas sirias con la ayuda del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), el asesoramiento militar de Irán y el apoyo aéreo de Rusia, si bien EIIL volvió a entrar en la emblemática localidad el 10 de diciembre de 2016.