La Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE), informó que las localidades que se encuentren en semáforo en rojo y amarillo, a partir de finales de mayo, abrirán sus puertas únicamente para orar.

Así planifica la Iglesia Católica la reapertura progresiva de sus templos en el país. El protocolo cuenta de dos fases que se implementarán según se adopte el cambio de semáforo en cada ciudad.

Durante el semáforo en rojo, se permitirá el ingreso de personas con aforo controlado, con 1,5 metros de distancia; podrán permanecer hasta 20 minutos en la iglesia. Para la confesión, los sacerdotes deberán usar artículos de bioseguridad.

Para la segunda fase, cuando los cantones estén en semáforo amarillo o verde, se agrega la Comunión, sin misa. Quien lo solicite podrá ingresar de manera controlada a los templos. Sin embargo, las personas mayores de 60 años, niños menores de 12 y personas con algún tipo de discapacidad o enfermedad preexistente no podrán ingresar en ningún momento. (NVP)

Fuente: lahora.com.ec