Usualmente se suben entre dos y tres, con cuchillos y armas de fuego que llevan escondidos en bolsos, mochilas o en la ropa. Tras intimidar al conductor, desvalijan a los pasajeros en segundos. A estos se les llevan sobre todo celulares, tablets y dinero. Al bajarse se van en motos o en carros, que literalmente los custodian, según las víctimas.

Usuarios y conductores consultados por este Diario afirman que en Guayaquil los asaltos y robos en buses se dan a toda hora y en cualquier ruta.

Édisson Barrera Jaramillo, comandante de Policía de la zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), dice que la entidad que preside tiene identificados los puntos, las zonas y las líneas donde se dan más robos en buses. En estas áreas, afirma, se han intensificado controles.

Los distritos policiales 9 de Octubre, Modelo, Pascuales, Florida, Esteros y Portete son los que reportan mayor incidencia de robos a personas en los buses, asegura Barrera.

Agrega que tras un estudio sobre esta temática detectaron que las líneas de buses más afectadas por los robos a personas eran la 6, 16, 35, 63, 70, 118, y las unidades del sistema Metrovía. Según él, en estas líneas se está trabajando con más énfasis, ya que han identificado cómo operan los delincuentes.

“Existe un problema de robo a personas en los buses. El delincuente busca los sitios de mayor concentración (de personas), como las paradas de vehículos, de buses de transporte públicos masivos y el interior de los buses”, menciona.

Adicional a los controles policiales, considerados la parte preventiva, está la unidad Sidprobac, que investiga delitos contra la propiedad, como el robo en buses, sostiene Barrera.

Desde el 1 de enero hasta el 11 de febrero de este año se han reportado 74 casos de robos a personas en buses, según la Policía, que se basa en denuncias puestas en la Fiscalía.

El año anterior en ese mismo periodo se denunciaron, en Fiscalía, 113 casos de robos a personas en buses. Esto, para el comandante policial, representa una reducción de este delito.

Barrera indica que en 2015 se denunciaron 1.068 casos de robos a personas en el interior de los buses, mientras que en 2016 se reportaron 803 casos. Aquello, según el uniformado, por la acción preventiva e investigativa de la Policía Nacional.

Pero no todas las víctimas de asaltos o robos en buses denuncian los hechos. “Eso es una perdedera de tiempo, para que al final no lo cojan. Hace unos quince días un compañero fue a denunciar con los pasajeros el asalto que sufrieron y se demoraron horas. Les robaron como a las 22:30 y salieron recién a las 02:30 de poner las denuncias y contar cómo fue”, dice el chofer de un bus. Él y sus pasajeros fueron asaltados en el sur.

Como él, otros choferes y pasajeros, víctimas de robos y asaltos, no han denunciado.

Una de las quejas es que cuando se detiene al delincuente, este vuelve a las calles.

La Policía recomienda a la ciudadanía estar atenta.

74
Casos de robos a personas en buses se denunciaron desde el 1 de enero hasta el 11 de febrero de 2017, según la Policía.