Más de 3 horas duró ayer la audiencia en el Tribunal de Garantías Penales de Loja.

El abogado Jorge Sarango, indígena con capacidades físicas especiales, fue el primero en ingresar a la sala en donde se cumplió la audiencia del grupo de 10 de los 29 procesados por las protestas desarrolladas el pasado mes de agosto de 2015 en el cantón Saraguro de la provincia de Loja.

Al grupo se le acusa de paralizar servicios públicos durante las manifestaciones. El equipo de abogados defensores lo integran: Ángel Cartuche, Jorge Sarango, Vicente Vivanco, Ana Lucía Namicela, Luis Guamán y Abigail Eras.

Luego de más de tres horas los acusados salieron para esperar la sentencia que debía dictarse a las 16:30, lo hicieron encadenados simbólicamente, y en sus intervenciones repitieron que con cárcel o sin cárcel seguirán luchando por sus derechos.

Para Vicente Vivanco, parte del equipo de abogados defensores, la audiencia final en el proceso seguido a los 10 saraguros, Julio Aurelio Sarango, Atahualpa Macas, Carina Monteros, Julio Lima, Polivio Medina, Asunción Zhunaula, Delfin Reinaldo Japón, Luisa Losano, Amable Angamarca y José Cartuche, la audiencia permitió poner en evidencia las contradicciones en que han incurrido los policías, en sus versiones y peritajes, “no son imparciales y atentan contra el derecho a la defensa”, dijo.

Asegura que hubo un uso arbitrario de la fuerza, de parte de la Policía y militares, lo cual a su criterio lejos de ser desvirtuado ha sido confirmado por el general de Policía Ignacio Benítez y por el coronel Nuñez del Ejército, y por elementos policiales; pero hay más, con sus versiones, se ha evidenciado de la negativa que hubo de parte de la gobernadora Jhoana Ortíz, quien mintió al decir que nunca se enteró de nada, cuando las mismas autoridades dicen que se habían comunicado con ella, y más un policía dice que cumplieron la orden a través de una sabatina, manifestó, tras señalar que con todo esto, sus defendidos deben quedar en libertad.

“Los jueces nos permitieron tomar la palabra por unos instantes en la audiencia. Les dejamos bien en claro, que sabemos los nombres y que estamos muy pendientes de cada una de sus actuaciones y les hemos dicho que la historia quedará escrita con lo que ellos hagan con el pueblo de Saraguro y otros que están siendo criminalizados por hacer uso de su derecho a la resistencia”, expresó Carina Monteros, una de las procedas, integrante de la Asamblea de los Pueblos del Sur.

Vivanco también habla de una ilegal detención ya que siendo ciudadanos de Saraguro y cuyas acciones se dieron en dicha jurisdicción, debían haber sido juzgados y procesados en su cantón, más no traídos violentamente a Loja a ser juzgados a las doce de la noche y por un fiscal ajeno a Saraguro.

Acompañamiento

Durante toda la audiencia que inició pasadas las 09:00 y terminó después de las 12:00, un centenar de manifestantes permanecían gritando sus consignas de lucha y pidiendo libertad para sus compañeros.

Estuvieron entre ellos, Carlos Pérez, presidente de la Ecuarrunari, Abel Arpi, presidente de Asamblea de los Pueblos del Sur, Lauro Sigcha de la FOA, y varios taitas y mamas, que realizaron rituales para transmitir energía y ánimo a los procesados.

“Vengo a nombre la UCCIA para respaldar a los compañeros que están siendo procesados. Nuestro llamado es que se haga justicia y se les deje en libertad, nosotros como pueblos sólo salimos a reclamar nuestros derechos respaldados por las mismas leyes de Ecuador”, expresó Estefanía Lalvay, de la Unión de Comunidades Campesinas e Indígenas del Azuay, UCCIA.

MÁS DETALLES

Vicente Vivanco: “no habían evidencias y la Sala de lo Penal dijo que no hay motivaciones suficientes para detenerlos y manda a que arregle; eso nunca podía arreglarse, dice la Constitución que debe declararse nulo, porque la detención es resultado de un abuso.

La audiencia fue ante el Tribunal de Garantías Penales de Loja, presidido por Pablo Narváez, además de los jueces Merci Hurtado y René Muñoz. El policía que detuvo a sus defendidos declaró tras un mes de la audiencia de flagrancia, y no firmó el parte policial, según Vivanco

Fuente: EL MERCURIO