José Serrano, ministro del Interior,  afirmó que involucrar a funcionarios públicos en el caso sobre los pases policiales constituye una cortina de humo montada de las personas que están siendo investigadas, porque el objetivo es determinar el monto del dinero que cobró la supuesta red delictiva.

Insistió que al pretender señalar a 17 funcionarios del actual Gobierno en pedidos de pases policiales lo que buscan es desviar la atención, cuando el problema está en que se montó una red de corrupción que tiene por lo menos 1.300 pases “en la gestión del excomandante Fausto T., en donde se cobró dinero a los policías, donde se extorsionó con dinero para darles el pase, para no sacarles de su plaza de trabajo o no separarlos de su familia”.

 

fuente: El Universo