Corea del Norte ha rechazado los ejercicios militares que inician el lunes EE.UU. y Corea del Sur, y advertido de que echarían más ‘gasolina al fuego’.

“El ejercicio conjunto es la muestra más explícita de hostilidad contra nosotros, y nadie puede garantizar que las maniobras no acaben tornándose en un combate real”, se lee en un editorial del diario oficial norcoreano Rodong Sinmun.

Seúl y Washington inician el lunes en territorio surcoreano los ejercicios anuales Ulchi Freedom Guardian, que incluyen la mayor simulación computarizada del mundo y que suponen el despliegue de decenas de miles de efectivos.

Las prácticas militares, que duran 12 días, se ejecutan después de que a principios de agosto se viviera la mayor escalada de tensión verbal entre Pyongyang y Washington que se recuerda en los últimos años.

“Los ejercicios militares conjuntos Ulchi Freedom Guardian serán como echar gasolina al fuego y empeorarán la situación en la península”, advierte este domingo el diario norcoreano.

El editorial asegura que “si Estados Unidos se pierde en la fantasía según la cual una guerra en la península ocurriría frente a la puerta de otro, lejos de ellos al otro lado del Pacífico, se equivoca más que nunca”, ya que todo el territorio estadounidense está al alcance de los misiles, y recuerda el poder de los misiles balísticos intercontinentales de Corea del Norte.