Fuerzas del  Ejército y de los comités populares yemeníes lograron expulsar a soldados saudíes de sus propias bases en el suroeste del reino árabe.

Desde que Riad lanzó una ilegal ofensiva militar contra el país más pobre del mundo árabe en marzo de 2015 en un intento por restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemení Abdu Rabu Mansur Hadi, su estrecho aliado, las localidades fronterizas del sur de Arabia Saudí suelen ser blanco de los ataques de las fuerzas yemeníes.

En los últimos días, la aviación militar saudí ha intensificado sus incursiones aéreas sobre Yemen y, como consecuencia, han muerto decenas de civiles. El martes, al menos 16 yemeníes, cinco de ellos niños, fueron mortalmente impactados en un ataque aéreo saudí con bombas de racimo —prohibidas internacionalmente— en la provincia fronteriza noroccidental de Saada.