El Ministerio de Educación notificó, el pasado 4 de mayo, la suspensión del programa del diploma de Bachillerato Internacional (BI) en las instituciones educativas públicas del régimen Costa.

Sin embargo, en entrevista con Diario LA HORA, la ministra de educación, Monserrat Creamer, confirmó que el programa se eliminaría a nivel nacional.

“Por el momento esa es la decisión. Lastimosamente el escenario de la crisis sanitaria nos ha llevado a una crisis económica más aguda de lo que ya estaba”, dice Creamer.

Evaluación al BI

Aunque en 2012 el Gobierno Nacional declaró al BI, como emblemático dentro del sistema educativo, Creamer indica que, a ocho años de su implementación, el BI no dio los resultados esperados. “Consideramos que al momento es un programa bastante costoso versus los beneficios que trae al país”, agrega la Ministra e informa que entre 2015 y 2020, solo el 17% de los 34.600 estudiantes aspirantes obtuvo el diploma internacional.

Si bien el número de graduados, bajo esta modalidad, no era el esperado. En febrero de 2019, el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineval) mostró que los estudiantes de BI obtuvieron mejores resultados en la prueba de ingreso a la universidad: 9,8 frente a 7,7 que obtuvieron los alumnos de Bachillerato General Unificado y 7,4 que obtuvieron los del Bachillerato Técnico.
Programas extraordinarios

Los recortes presupuestarios afectarán otras áreas.

Es el caso del Servicio de Atención Familiar para la Primera Infancia (Safpi), programa que contaba con 732 docentes a nivel nacional y de los cuales 623 fueron desvinculados. “Quienes continúan con su contrato deberán apoyar a la educación inicial”, dijo Creamer.

Sin embargo, otros como Aulas Hospitalarias, Educación a Jóvenes en Centros de Privación de Libertad y Todos ABC, son los programas extraordinarios que continuarán desarrollándose con normalidad.

Para aquellos estudiantes que tengan necesidades educativas, se emiten guías semanales con las que los padres pueden trabajar ahora que la educación es dentro de casa.

Nuevas modalidades

Hace dos meses, las clases se suspendieron en el país. Ahora, el gran desafío, dice Creamer, es cómo volver a las aulas.

La utilización de recursos digitales sería parte de la primera fase de la educación durante la emergencia.

La segunda fase (semipresencial) entendida como ‘retorno progresivo’ se impartirá por horas y con tutorías complementadas con los programas de radio y teleducación que, según Unicef, es una de las alternativas para llegar a los niños; tomando en cuenta que, en Ecuador, solo el 37% de los hogares tiene acceso a internet, lo que significa que seis de cada 10 niños no pueden educarse a través de plataformas digitales.

La situación es más grave para los estudiantes de zonas rurales, donde solo el 16% de los hogares tiene este servicio.

Vacíos en el aprendizaje

Una investigación de ‘The Economist’, estima que el 95% de los países mantienen la educación desde casa. Es decir que, tres cuartas partes de los niños del mundo (1.500 millones) no asisten a la escuela a causa de las medidas de prevención frente a la pandemia del Covid-19.

Esta nueva y casi improvisada modalidad de la educación básica, “presenta límites a la productividad de los padres, pero mucho más grave es el efecto en el ritmo de aprendizaje de los niños”, menciona el artículo publicado en la revista inglesa, el pasado 2 de mayo.

Los 2.500 docentes especializados en BI en Ecuador continuarán trabajando con estudiantes de los últimos años de Bachillerato.El artículo reseña algunos efectos de largos períodos de inasistencia a clases, por ejemplo, en Estados Unidos, que la vacación de verano se extiende por más de 10 semanas, los niños pierden entre 20 y 50% de las cosas aprendidas durante el año escolar.

Creamer dice estar consciente de estos efectos, por lo que, la tercera fase (presencia total) llegaría con un modelo renovado y repotenciado: “Tendremos que dedicar un buen espacio a la nivelación, a llenar aquellos vacíos conceptuales que hayan quedado (…) pero con seguridad habrá modificaciones en el currículum”.

Tres opciones educativas

Aunque no se puede precisar las fechas en las que la segunda y tercera fase se pondrán en marcha, Creamer informa que el Ministerio de Educación instalará tres ofertas educativas: presencial, abierta (una combinación de educación en línea y a distancia) y la educación en casa.

120  colegios en la Sierra cursan su último año de BI.“Las familias tendrán estás tres ofertas para elegir. Cada una con su sistema de calidad y su propia regulación de costos”, resaltó.

Estas opciones también podrán aplicarse en colegios privados.

El costo del Bachillerato Internacional se lo puede invertir en otras prioridades que tiene el país, como la enseñanza del inglés y la capacitación en tecnologías”, Monserrat Creamer, ministra de Educación.

El que no se involucra y no se compromete no tiene derecho a luego criticar y juzgar”, Monserrat Creamer.

Fuente: lahora.com.ec