El uso de los taxímetros es obligatorio desde 2013. La Agencia Nacional de Tránsito (ANT), al amparo de las atribuciones emitidas en la Ley de Tránsito, emitió el Reglamento de Aplicación para la homologación, instalación y uso de taxímetros en el servicio de transporte comercial en taxis convencional y ejecutivo. Y, el no uso del dispositivo está tipificado como una contravención sancionada con multa económica y reducción de puntos en la licencia de conducir.

Algo que al parecer en Guayaquil no importa tanto, porque es común observar a usuarios pactando la carrera antes de subir al vehículo; sin aparentes sanciones a los choferes.

En una entrevista publicada por este medio hace dos días, el presidente del gremio de taxistas, George Mera, justificó que sus compañeros no utilicen el dispositivo porque este viene con una tarifa antigua, de un dólar la carrera mínima, valor que rige desde 2003.