Desde Francia, el expresidente reta a que le prueben la supuesta recepción de $ 20 millones de Odebrecht. El escándalo embarra a tres gobiernos en Perú.

Alejandro Toledo, quien se enfrentó al régimen de Fujimori en momentos de represión y en 2001 llegó a la presidencia, se convirtió en el primer exgobernante implicado directamente en el escándalo de sobornos de Odebrecht.

Según documentos que posee la Fiscalía limeña, en una de las denominadas “delaciones premiadas”, el exgerente de la brasileña Odebrecht en Perú, Jorge Barata, asegura que pagó $ 20 millones al gobierno de Toledo para adjudicarse la construcción de la vía interoceánica, que une Perú y Brasil.

En los papeles, Barata cuenta que el intermediario fue el entonces jefe de seguridad de Toledo, el israelí Avraham Dan On. Narra encuentros en Lima y en Río de Janeiro y asegura que el dinero se depositó en las cuentas del empresario peruano-israelí Josef Maiman, amigo del expresidente, alguna vez incluido en la lista Forbes.

La Fiscalía ha rastreado $ 11 millones de los sobornos en las cuentas de Maiman. Los pagos se habrían realizado entre 2005 y 2008, incluso luego de que Toledo dejó el Gobierno.

Con el dinero, según la fiscalía, se formó una empresa off shore creada por Maiman y la suegra del expresidente, Eva Fernenbug. Con ese dinero, Toledo compró inmuebles y pagó hipotecas, un caso por el que ya era investigado por lavado de activos. Al principio, Toledo dijo que el dinero procedía de una indemnización a su suegra, una judío-belga, por el holocausto nazi; después aseguró que fue un préstamo de Maiman.

El sábado la policía allanó la casa del exgobernante en Lima y, según detallaron fuentes de la Fiscalía, la orden de captura contra Toledo es inminente.

Desde Europa -presuntamente París- Toledo se contactó con el programa Cuarto Poder y rechazó los cargos.

“Que diga el señor Barata cuándo, cómo, dónde y en qué banco me ha dado 20 millones a mí. ¡No se lo permito!”. El fiscal ha levantado tres veces mi secreto bancario y ni a mi esposa ni a mí nos han encontrado desbalance”, dijo. “No me perdonan haber liderado la marcha de los 4 suyos (2000) para recuperar la democracia”, afirmó.

Tras retirarse de una cuestionada segunda vuelta electoral en 2000, Toledo lideró a la oposición en una gesta contra el gobierno de Alberto Fujimori, que iniciaba su tercer gobierno en medio de acusaciones de corrupción. Luego de la caída del fujimorismo, Toledo gana las elecciones en 2001.

Para Luis Benavente, gerente de la consultora Vox Populi, Toledo creó una historia inverosímil, al colocar a su suegra, de 86 años, en la compra de inmuebles. “Está haciéndose pasar como perseguido político. Nadie lo cree, aunque le puede dar pie a buscar asilo político”.

Odebrecht, envuelta en el escándalo “Lava Jato” de pago de sobornos a cambio de obras públicas en Brasil y otros países de América Latina, ha admitido que desembolsó 29 millones de dólares en coimas en Perú, entre 2005 y 2014.

El período en mención abarca los gobiernos de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala, este último también investigado por lavado de activos y con restricciones para viajar fuera del país. Del segundo gobierno de García hay tres funcionarios detenidos por supuestamente recibir unos $ 7 millones para beneficiar a Odebrecht con la construcción de la línea 1 del Metro de Lima.

Karp advierte al mandatario
La esposa del expresidente Alejandro Toledo advirtió ayer al actual mandatario de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, que no la haga hablar porque ella sabe lo que hizo, después de que este dijera sentir vergüenza por las acusaciones contra su marido por el caso Odebrecht.

“Qué vergüenza PPK (las iniciales de Kuczynski), tú que tantos negocios y lobbies has hecho!”, escribió Eliane Karp en su cuenta de Facebook. “No me hagas hablar because I know what you did last time (porque sé lo que hiciste la última vez)!!!”, agregó mezclando español e inglés.

Kuczynski, quien fue primer ministro y titular de Economía durante el mandato de Toledo, marcó distancia. Afirmó que si hubiera “percibido cualquier cosa (ilegal) no hubiéramos estado” en ese gobierno.

Fuente: El Expreso