El exprimer ministro británico Tony Blair pidió ayer disculpas por la guerra de Irak y expresó su arrepentimiento, aunque insistió en que no mintió para implicar al Reino Unido en el conflicto.

“Expreso más pena, arrepentimiento y disculpas de lo que nunca llegaréis a saber o imaginar”, dijo Blair en un mensaje público tras divulgarse los resultados de una investigación oficial muy crítica con la implicación británica en la guerra.

“Pido humildemente que el pueblo británico acepte que tomé aquella decisión porque pensé que era la correcta, basándome en la información de la que disponía”, añadió.
Duras críticas

“La información de inteligencia que se produjo en el momento de la guerra resultó ser errónea y las consecuencias resultaron ser más hostiles, prolongadas y sangrientas de lo que habíamos imaginado”, declaró Blair en una comparecencia pública tras la divulgación del informe oficial en el Reino Unido sobre la invasión de Irak.

El exprimer ministro fue duramente criticado en el informe sobre la guerra de Irak de 2003 por haber autorizado la invasión con pruebas de inteligencia “no justificadas”.

Según el informe, Blair prometió en 2002 al entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, apoyo incondicional para invadir Irak.
Demandas

Varios antiguos combatientes y los familiares de los soldados británicos muertos en la guerra de Irak indicaron que tratarán de procesar al exprimer ministro laborista Tony Blair, al que responsabilizan de un conflicto que califican de “ilegal”.

Fuente: LA HORA

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 10763