El conglomerado japonés Toshiba, que intenta recuperarse de un escándalo contable, anunció el lunes pérdidas anuales récord de 4.500 millones de dólares y la supresión de miles de puestos de trabajo, en tanto que sus valores se hundían en la Bolsa de Tokio.

Los inversores se desprendían de sus acciones Toshiba desde primeras horas de la mañana, a causa de un informe publicado el fin de semana que adelantaba las pérdidas. El título terminó la sesión con una caída de 9,80%, pese a que la compañía esperó el cierre antes de confirmar oficialmente esos datos.

La reestructuración anunciada prevé pérdidas anuales de 550.000 millones de yenes (unos 4.500 millones de dólares) en el ejercicio fiscal abril 2015-marzo 2016. Toshiba ya había tenido un año negro en 2008-2009 con la crisis financiera internacional, pero la pérdida entonces no superaba los 343.000 millones de yenes.

Fuente: www.lahora.com.ec