El Frente Unitario de Trabajadores, representantes de las Cámaras de la Producción del país y representantes de los jubilados se unieron esta mañana para pedir a las autoridades del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social que entreguen de manera inmediata los estados financieros, cortados a diciembre de 2016. Además, le piden a la institución que contrate una auditoría internacional para examinar dichos balances y así establecer el monto de la deuda de Salud que tiene el Estado con el IESS.

Esto luego de que se conociera hace pocas semanas que en el balance de septiembre del 2016 se borró la deuda de $ 2.506,7 millones que debía pagar el Gobierno al IESS, situación que fue justificada por el presidente del IESS Richard Espinosa.

En este sentido según un acuerdo firmado la mañana de este martes entre empresarios, trabajadores y jubilados, tras la auditoría, de encontrarse que ha habido dicha desaparición de la deuda, “el o los autores de la eliminación del registro, así como las autoridades administrativas que conocieron el hecho y no dispusieron su corrección, habrían incurrido en responsabilidad administrativa, lo cual les podría acarrear consecuencias civiles y penales.

Para Patricio Alarcón, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio, de comprobarse, esta acción de las autoridades del IESS podría demandarse como falsificación de documentos y, lo más grave, peculado.

Fuente: El universo