Un holandés de 95 años que fue prisionero durante la II Guerra Mundial y estaba en Nagasaki cuando estalló la bomba atómica será indemnizado por Japón, indicó este martes su abogado.

Es una decisión «de gran importancia porque el tribunal consideró que los supervivientes no japoneses de la bomba atómica tienen derecho a una compensación», dijo el abogado Hidekazu Zaima.

Willy Buchel estaba preso en Nagasaki el 9 de agosto de 1945 cuando Estados Unidos lanzó una bomba atómica, la segunda tras la de Hiroshima, tres días antes.

El antiguo prisionero de guerra reclamaba desde mayo de 2015 una compensación por perjuicio moral, indicó a la AFP su abogado.

Tras el acuerdo, el primero de este tipo entre el gobierno japonés y un exprisionero de guerra extranjero expuesto a la radiación atómica, Buchel recibirá 1,1 millones de yenes (8.800 euros).

Buchel estaba detenido en un campo a 1,7 kilómetros del lugar donde estalló la bomba en Nagasaki y que mató a 70.000 personas. En Hiroshima murieron 140.000.

En 1950 volvió a Holanda pero no tuvo una cobertura médica completa como la de los supervivientes japoneses.

Fuente: Diario El Universo

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 11246