La muerte antenoche en Baton Rouge (Luisiana) de un hombre de raza negra a manos de policías blancos ha reabierto la herida racial en EE.UU., con protestas que reclaman el fin de la violencia policial contra la comunidad afroamericana.

“Esto es un linchamiento legal. La justicia debe prevalecer”, afirmó en su cuenta de Twitter el reverendo Jesse Jackson, icono del movimiento por los derechos civiles de los afroamericanos durante la década de los años 50 y los 60 del siglo pasado.
Indignación

De esta forma, Jackson se hizo eco de las protestas, la rabia y la indignación que han seguido a la muerte de Alton Sterling, un hombre negro de 37 años, padre de cuatro niños y que anoche sufrió un enfrentamiento con dos policías blancos, un suceso que será investigado por el Departamento de Justicia y el FBI.

El enfrentamiento entre Sterling y los dos policías fue grabado con el teléfono móvil de un testigo.

Fuente: LA HORA

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 10597