Cuando se declaró la emergencia sanitaria tras el arribo de la COVID-19 al país, se preveía que, si se encontraba una vacuna, se presentarían problemas para cumplir con la demanda de las dosis en el mundo.

Por ello, la Universidad de Cuenca, que en ese entonces definía los ejes de trabajo de su Centro de Innovación de la Salud (CIS), dentro del proyecto agregó un espacio para implementar la infraestructura que permitiera producir vacunas, con una inversión de 25 millones de dólares.

El dinero puede ser una realidad, luego de que en los últimos meses del 2020 la universidad firmara un convenio de cooperación para recibir 200 millones de dólares por parte de la fundación Bridgin.

Sin embargo, se requiere una garantía por parte del Gobierno para contar con la inversión. Por esta razón, la semana pasada hubo reuniones con el Ministerio de Finanzas y se prevé que ya este mes se obtenga una solución que permitirá llevar a cabo la implementación de la infraestructura.

Acuerdo

El proyecto que tiene planificado la Universidad de Cuenca consiste en trabajar con Univercells, socio estratégico del Centro de la Innovación de la Salud. La empresa, de origen europeo, está en la última fase negociación con tres farmacéuticas que tienen la licencia para fabricar la vacuna.

Con ello, la institución cuencana propone dos momentos, según explicó Lorena Escobar, gerente del CIS: el primero producir las vacunas en Bélgica, mientras paralelamente se instala los equipos para la producción en Cuenca, y el segundo ya producir las dosis en la ciudad.

Para que ambos hechos sean una realidad se requiere que el Gobierno ecuatoriano delegue al Centro de la Innovación de la Salud la producción de la vacuna.

“En nuestro caso existe el acercamiento a la tecnología y existe la gestión de financiamiento. Es un trabajo que hemos venido haciendo por cinco años y lógicamente nos está dando la coherencia de su pertenencia en este momento difícil. Tenemos que impulsar esta posibilidad como ciudad”, dijo Escobar a diario El Mercurio.

Para esta semana, quienes lideran el proyecto mantendrán nuevas reuniones con el Gobierno, con el objetivo de que se llegue a un acuerdo y se les permita producir las dosis que requiere el Ecuador.

De darse el consenso y la aprobación, a finales de este año podría empezar a producirse las vacunas en Cuenca para ser distribuidas en el país, que no tiene aún la infraestructura necesaria para la producción de dosis. (AWM)-(I)

Fuente: elmercurio.com.ec