María Mercedes Zeas de 70 años, esperaba ayer en la Terminal de Transferencia de Azogues abordar un bus de la cooperativa San Marcos, para trasladarse al sector de Leonán, lugar hasta donde dice que paga 50 centavos; aunque la tarifa vigente es de 46 centavos y además, la Ley del Anciano fija el descuento del 50% para mayores de 65 años.

“Nos cobran mucho, no tenemos para el pasaje y a veces, nos vamos caminando desde Azogues”, dice María Mercedes Zeas, quien comenta que se dedica a la agricultura y que sólo viene a la ciudad una vez a la semana, ya que si viene otro día más, le toca regresar a pie, en un recorrido que dura aproximadamente dos horas.

Al enterarse de la posible alza del precio de los pasajes del transporte intracantonal, lamenta aún más su situación, porque en la actualidad, según asegura, ni siquiera recibe el beneficio del medio pasaje que por Ley le corresponde.

Manuel Lligui también es de la tercera edad, habita en la parroquia Guapán, sector Cachipamba, hasta donde dice que paga 15 centavos por el servició de transporte público, valor que correspondería al medio pasaje de una tarifa vigente de 25 centavos.

Dice que, aunque entiende las necesidades de los transportistas, siente más cercana la necesidad de sus familiares, quienes tendrían que pagar un posible incremento.

Bolívar Regalado es también un usuario, aunque con la diferencia de que puede ponerse en los zapatos de los transportistas, pues asegura que fue dueño de un bus que tuvo que vender, debido a los altos costos de mantenimiento. “Ahora estoy a favor porque conozco el sufrimiento del transportista, por eso al menos que se suba 5 centavos”, subraya.

Estudio debe ser socializado

Franklin Jimbo, presidente de la Compañía San Francisco, dice que los transportistas no tienen conocimiento claro de la propuesta de incremento realizada por la administración municipal, en base a un estudio ejecutado por un consultor externo.

Explica que el Municipio de Azogues les presentó dicho estudio, pero que no estuvieron de acuerdo con el mismo, por eso espera que este martes, el Concejo Cantonal, exponga de manera clara cuál sería el porcentaje de alza. Adelanta que 5 centavos de incremento no serán suficientes, y dice que espera conocer el posible subsidio que la Municipalidad habría ofrecido entregar a la transportación.

Porcentajes de alza

El Concejo Municipal de Azogues, en sesión ordinaria del jueves 30 de junio de este año, conoció el Estudio de Tarifas de Trasporte Público Urbano e Intracantonal que recomienda elevar el costo del pasaje urbano en un 20%, es decir en cinco centavos, y en el caso de la trasportación rural el incremento es incluso mayor y varía en conformidad con las distancias y zonas a las que se brinda el servicio.

Así, el pasaje urbano subiría de 25 a 30 centavos, y a las parroquias el alza puede ser de 5 centavos en unos casos, hasta de 75 centavos en otros, según las distancias y sectores.

Según el concejal Javier Serrano, si bien es verdad se eliminó el subsidio gubernamental a la transportación y el ajuste de tarifas vendría a ser una necesidad, no es menos cierto que se debe justificar el incremento del pasaje con datos técnicos y contrastarlos con la capacidad de pago de los usuarios.

La Consultora que hizo el estudio (Molinari & Asociados) presenta encuestas donde la población mayoritariamente se expresa en contra de la revisión del costo del pasaje (55,5%); sin embargo, en la misma indagación resulta que el 55,8% de la personas dicen estar de acuerdo con que el pasaje suba a 30 centavos.

Según Serrano, el informe parte de premisas falsas y parciales, así como de la transcripción de reseñas ajenas; se basa en datos del INEN, es decir del servicio ecuatoriano de normalización, validación y certificación y no del INEC, (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos), este error de fuente lo repite en más de 10 ocasiones, precisa.

En cuanto se refiere a los costos operativos (fijos y variables) en que deben incurrir los prestadores del servicio de transporte público (buses), tampoco deja claro cuáles son los valores exactos; y, en ninguna parte de aquel, se consideran los mecanismos por los cuales se ha de proceder a la renovación del parque automotor; a mejorar condiciones del servicio, en fin una serie de elementos esenciales para un buen servicio, subraya Serrano.

“Es mi convicción que en las actuales circunstancias de depresión económica, con altos impuestos estatales y municipales, no es prudente clavarle una nueva obligación a la escuálida economía de la familia azogueña, por el contrario lo responsable sería asumir un Sistema Mixto, es decir una parte sufragado por el usuario del transporte y otra subsidiada por el presupuesto municipal”, añadió Serrano.

Fuente: EL MERCURIO