El mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, ha comunicado su decisión de cerrar la frontera con Colombia por un período de 72 horas. Con ello, el Gobierno venezolano espera luchar contra las organizaciones criminales que estarían extrayendo moneda local hacia su vecino del sur.

Este lunes, Maduro ha declarado su preocupación por el «ataque permanente a la moneda venezolana» efectuado desde los territorios colombianos de Cúcuta y Maicao, donde se han detectado «almacenes enteros» con moneda nacional venezolana. Según el presidente venezolano, lo sucedido ha sido organizado por «mafias internacionales dirigidas desde Colombia». El Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela ha trasladado el caso a su contraparte colombiana a través de un comunicado oficial exigiendo la anulación de «los artículos de la Resolución Nº 8 de su legislación» al considerar que fomentan la disparidad cambiaria y perturban la economía venezolana. Según la denuncia, el

documento establecería una doble regulación sobre el intercambio de monedas, «una oficial establecida por el Banco Central de Colombia y otra solo para las fronteras sin patrones ni controles definidos».

Finalmente, el Gobierno venezolano ha solicitado a Colombia «la mayor cooperación» para «la recuperación efectiva y pronta de los billetes de moneda venezolana que se encuentran ilícitamente en este hermano país»

Cuál es «el negocio» de los billetes venezolanos en la frontera con Colombia El billete de mayor denominación de Venezuela, el de 100 bolívares (equivalente a 15 centavos de dólar, según la tasa oficial) saldrá de circulación el viernes según el plazo que estableció el presidente Nicolás Maduro, con el objetivo de atacar su venta en la frontera con Colombia, que para muchos se convirtió en «un negocio». «Sí, es un negocio, porque uno cruza la frontera con 100.000 bolívares en billetes de cien, y allí en Cúcuta estaban los que hacían el cambiazo, algunos lo hacían ahí entrando a Colombia, otros en casas de cambio»,

El «cambiazo» se convierte en «un negocio» cuando quien lleva 100.000 bolívares, (150 dólares, según la tasa oficial) en billetes de 100, recibe a cambio una transferencia electrónica de 120.000 bolívares (180 dólares). «Imagínese, uno gana 20.000 bolívares (unos 30 dólares a la tasa oficial) por cruzar la frontera y hacer un cambio, si la policía lo para uno dice que la plata es para comprar repuestos para el carro, o para comida, y la policía no puede justificar que no es así», agregó.

Así operaban algunos de los peatones que a diario cruzaban la frontera entre el estado venezolano de Táchira (oeste) y el departamento colombiano Norte de Santander (este), según explicó la fuente. «

A dónde va el dinero Según la fuente consultada, este tipo de transacción también se hacía a mayor escala. «Lo que uno pasa por los puentes de la frontera es para el fresco (muy poco) en comparación con lo que pasa por las trochas (caminos clandestinos); ahí meten camiones cargados de billetes no solo de 100, también de 50 bolívares», añadió. Quienes hacen cambios a «pequeños» (billetes de baja denominación) saben que el dinero es utilizado para negocios ilícitos, observó.

«Con esa plata, hasta donde sé, se movían armas, falsificación de dólares, drogas y prostitución, pero también el Banco Central de Colombia, tiene su negocio, porque esa plata la depositan en Colombia y ese banco la retorna a Venezuela, pero cobra comisión, entonces para ellos es el gran negocio»,

Con un bolívar que han debilitado de forma fraudulenta, hacer el intercambio después con el Banco Central de Venezuela, a la tasa oficial del dólar y por supuesto que el diferencial les es favorable», «el Banco Central de Colombia, a través de los convenios que tiene con Venezuela, se beneficia de una compensación interbancaria, por lo que Venezuela tiene que compensar a Colombia y la forma de hacerlo es dólares». Existe un «Plan Colombia versión finanzas», que utilizan las élites colombianas para agredir a Venezuela.

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 599