En Azogues dos jueces están a cargo de los nuevos procesos y dos están despachando los del sistema anterior.

Comparado con el mismo mes del año anterior, desde el 23 de mayo del presente año que entró en vigencia el Código Orgánico General de Procesos (Cogep), hasta el 23 de junio, ha bajado más o menos el 40% de ingreso de causas judiciales en materia no penales en la provincia del Cañar. Para el director del Consejo de la Judicatura del Cañar, Manolo Rodas, esta situación se presenta porque el nuevo método vigente en el país, donde el sistema oral reemplaza al escrito, requiere de un cambio cultural, pues anteriormente se estaba preparando para que un juicio dure mucho tiempo, es decir para presentar escritos y dilatar el proceso; “esa era la concepción cultural”, precisa.

Ahora, para presentar una demanda, el profesional del derecho tiene que presentar un expediente judicial con todas las pruebas escritas, tiene que anunciar las pruebas orales, y preparar el caso y, el que va a contestar tiene que hacer lo mismo, para luego venir a discutir en la audiencia lo que se anunció por escrito. Esto conlleva un reto muy grande de cambio cultural, y en este tiempo de vigencia de la oralidad, con frecuencia se solicita que se aclare y se completen las demandas, explica Rodas. El impacto del cambio no es sólo en los abogados de libre ejercicio, sino también en los operadores de justicia, y la sociedad. Pues implica entender que se tiene un sistema que va a permitir que la justicia se realice en los términos que la ciudadanía demanda.

Ahora, los jueces no pueden estar dilatando o suspendiendo las audiencias, exigiendo requisitos que no están en el COGEP. “Para que el sistema funcione y adquiera prestigio como sistema procesal, ya en la práctica requiere de la actitud y vocación de todos”, expone. Para Rodas, la oralidad que rige en el país para litigar en procesos judiciales en materias no penales (civil, laboral, mercantil, contencioso administrativo, contencioso tributario, niñez y adolescencia…), representa el cambio histórico más importante en la administración de justicia del país, pues tiende a la disminución de las cargas procesales y garantiza el principio de inmediación.

Estadísticas

En la provincia del Cañar, desde el 23 de mayo, se encuentran ingresadas en materia de familia, niñez y adolescencia 299 causas, de éstas, 74 han sido resueltas y el resto están en trámite; mientras que en materia civil han ingresado 149 causas y se han resuelto 27. Estos objetivos se cumplen cuando la vigencia del COGEP elimina 80 vías de conflicto dentro de un proceso que contenía el Código de Procedimiento Civil, para pasar a tener cuatro procesos, y se estima que el promedio de un juicio ordinario, que es el más largo, que duraba aproximadamente 5 años, ahora se ha establecido como promedio de duración, 5 meses.

Con la oralidad, el más largo proceso que es el ordinario tiene dos audiencias y, el resto de procesos el sumario, el monitoreo y el ejecutivo tienen una sola audiencia. Y los jueces y juezas tienen la obligación de convocar a la audiencia en los términos procesales establecidos en el COGEP, donde escucharán a las partes: actor y demandado, a los abogados, los testigos, a los peritos sustanciando en la audiencia lo que están alegando, para que al final, el juez, en la misma audiencia emita su resolución y luego en un término que establece el COGEP se emita la sentencia por escrito. Mediación También es necesario activar otros mecanismos de solución de conflictos como la mediación, para lo cual, incluso en el COGEP se establece que el juez debe buscar el acuerdo de las partes, e incluso puede derivar la causa al centro de mediación del Consejo de la Judicatura cuando ve que hay un afán para conciliar.

Fuente: EL MERCURIO